Como me gusta el jengibre.  En este blog hay por lo menos 8 recetas que utilizan esta maravillosa raíz de alguna manera u otra.

Originario de Asia y muy utilizado en China por sus propiedades para ayudar a una buena digestión, aparece ya citado en fuentes griegas y romanas – Plinio por ejemplo hablaba que una libra valía unos seis denarios.

Junto con el clavo y la pimienta, el jengibre ocupó un lugar de gran importancia en las especias empleadas en guisos y estofados.

A mi me gusta porque tiene un cálido aroma con una nota fresca a madera, un fondo dulce, con sabor picante y ligeramente amargo.  Es versátil ya que combina con dulce y con salado.  Te reconforta por dentro. Y transforma cualquier receta en un plato de postureo oriental y exótico.

Aprovechando que mi hermana me trajo un buen trozo comprado en un mercado de Malasia, aquí va el no va más de las albóndigas sanas.

Si os parece que en este blog no hay suficientes recetas con jengibre mirar aquí :-).

Albóndigas de Pollo con Jengibre y Sésamo

Albóndigas de pollo y Jengibre

Albóndigas de pollo y Jengibre – Foto AA

Ingredientes:

300 gr de pollo picado

1 cebolla tierna

1 huevo

5 gr de comino en semillas

5 gr de sésamo blanco

2 cucharadas soperas colmadas de pan rallado

5 gr de lemon grass (hierba limón / citronela)

15 gr de jengibre fresco pelado y rallado

sal – pimienta

Preparación:

Precalentar el horno a 200º.

En un bol mezclar el pollo con el huevo batido. Sal pimentar al gusto y añadir el resto de las especias. Remover bien. Picar fina la cebolla tierna e incorporar al pollo. Agregar el pan rallado y mezclar bien hasta que esté todo completamente integrado.

Poner una hoja de papel parafinado en una bandeja para el horno. Pintar con aceite.

Con la mezcla de pollo ir formando las albóndigas e ir las poniendo sobre la bandeja del horno.

Introducir en el horno bien caliente y hornear unos 15 minutos.

Música para cocinar: Queen – I want to Break Free