El arroz con leche es uno de mis postres favoritos aunque no lo tomo nunca.  A lo que llego a los postres no hay manera que me entre esta delicia cremosa y suave.

Llevaba tiempo buscando una buena receta, con garantía de éxito.  Mi amiga Emma, asturiana de pura cepa, tenía la solución: la receta de arroz con leche su abuela que era la que ella utilizaba en el restaurante que gestionaba en Oviedo y que provocaba las colas más imponentes de toda la ciudad.

Pues manos a la obra, porque Emma me había dicho que si seguía la receta al pie de la letra iba a triunfar como una campeona.

Lo único que se necesita es un buen arroz, una leche fresca y 2 horas de tu vida para disfrutar removiendo “siempre en sentido de las agujas del reloj”.

Una cosa más antes de pasar a la receta.  Es de aquellas en que no hay cantidades si no medidas por lo que podéis coger cualquier recipiente (taza, vaso, cacito) manteniendo siempre las proporciones.  Eso si tened en cuenta que es un postre contundente y que con poquito basta.  Para que os hagáis una idea yo cogí una taza que equivalía a unos 300 gr de arroz y tuve arroz con leche para alimentar un regimiento 🙂

1 de arroz = 2 de agua = 9 de leche = 2 de azúcar

Arroz con Leche

Arroz con leche

Arroz con leche – Foto AA

Ingredientes:

1 taza de arroz

2 tazas de agua mineral

9 tazas de leche

2 tazas de azúcar

1 limón

2 ramas de canela

3 cucharadas de mantequilla (aprox 30 – 40 gr)

30 ml de anís

1 pizca de sal

Preparación:

Poner el agua a hervir con la pizca de sal y las dos ramas de canela.  Cuando rompa el hervor añadir la cáscara de limón.  Añadir y hervir el arroz hasta que esté casi cocido (10 – 12 minutos).

Ir incorporando la leche y revolver a fuego medio siempre en la dirección de las agujas del reloj durante una hora. Añadir la mantequilla y seguir removiendo 15 minutos más.  Finalmente añadir el azúcar y el anís y remover media hora más.

Arroz con leche

Arroz con leche

Fuera del fuego retirar la cáscara de limón y la canela.  Dejar reposar durante cinco minutos y repartir en los recipientes en los que se va a servir.  Espolvorear con canela al gusto.

Música para cocinar: Stray Cats – Stray Cat Strut