Saltarse el postre es cosa de bárbaros – Alberto Savinio

En esta receta se combinan 3 cosas que no me gustan.

  1. No me gusta el pomelo – demasiado agrio.
  2. No me apasiona hacer bizcochos en los que los líquidos van separados de los sólidos.
  3. Lo de los glaseados en los bizcochos no va conmigo – demasiado azúcar

Vale, entonces ¿por qué hacer un bizcocho de pomelo con glaseado de pomelo?

Pues también hay 3 razones

  1. por que es fácil
  2. por qué está buenísimo
  3. por que yo y mis incoherencias somos así señora mía.

Y hay una cuarta razón: poder utilizar el té con pomelo de Remeiets.  Si todavía no los conocéis, ya estáis tardando.  Yo los voy persiguiendo por todas las ferias donde plantan su paradita como si fuera una gruopie yonki de sus hierbas y especias.

Un último apunte antes de dejaros con la receta.  Para que el glaseado sea como manda los cánones (consistencia gel de ducha), aumentar la cantidad de azúcar lustre el doble.  Ah, y si el sabor del pomelo te pone sustituye el té por zumo natural de pomelo.

¿He dicho ya por qué no me gustan los glaseados?

Bizcocho de Pomelo

bizcocho de pomelo la fonda deza

Bizcocho de Pomelo

Ingredientes:

Para el bizcocho

3 huevos

170 gr de mantequilla

55 ml de zumo de pomelo

la ralladura de un pomelo

190 gr de harina de trigo

75 gr de harina de maíz

300 gr de azúcar

10 gr de impulsor

3 gr de sal

Para la cobertura

150 gr de azúcar lustre

60 ml de té de rojo al pomelo

50 gr de semillas de amapola

Preparación:

En un bol grande mezclar bien el azúcar junto con la harina de trigo, la harina de maíz, el impulsor y la sal tamizados.

En otro bol batir los huevos junto con la ralladura y el zumo de pomelo.  Incorporar la mantequilla derretida pero que ya esté fría. Batir todo bien hasta conseguir una cremita homogenea.

Añadir este preparado a la mezcla de harina anterior y mezclar con movimientos envolventes procurando que no se formen grumos y hasta conseguir una masa brillante de un intenso color dorado. Dejar reposar la masa mientras se calienta el horno a 180º.

Encamisar un molde y escudillar la masa en él.  Hornear aproximadamente unos 40 minutos. Para comprobar que está hecho hacer la prueba del palillo – insertar un palillo en el centro y si sale limpio quiere decir que el bizcocho ya está listo para salir del horno.  Si no es así, dejar 5 – 10 minutos más.

Retirar del horno y dejar que se enfríe 10 minutos para que se asiente el bizcocho.  Desmoldar y dejar que se enfríe completamente sobre una rejilla.

Mientras hacer el glaseado.  Poner el agua a hervir añadir el te y dejar infusionar 10 minutos. Colar y dejar enfríar.
En un bol, mezclar el azúcar lustre con las semillas de amapola y con la ayuda de unas varillas ir añadiéndole en hilo la infusión de té hasta conseguir una glasa espesa.
Extender la glasa sobre el pastel con la ayuda de una espátula repartiéndola de manera uniforme por encima y los lados del bizcocho.
bizcocho de pomelo la fonda deza

Bizcocho de pomelo con glaseado de te y semillas de amapola

Música para cocinar:  The Undisputed Truth – Smiling Faces Sometimes