El bizcocho genovés es el clásico de los bizcochos.  Sin él, las monas que vemos ahora en las pastelerías no serían lo mismo.

Es un básico sobre el que se elaboran muchos otros preparados.  En principio no lleva impulsor sino que la esponjosidad y el volumen vienen dados por la incorporación de aire en el batido.

El secreto es batir bien los huevos con el azúcar para conseguir que se incorpore el máximo de aire y ese “punto de cinta”.  Tamizar bien la harina (2 o incluso 3 veces) e incorporarla en forma de lluvia mientras con las varillas se va integrando poco a poco a la masa.  Tener el horno bien calentado y el molde preparado con antelación.

Puedes hacer planchas, y te salen unos brazos de gitano o troncos de Navidad estupendos.  Hacerlos redondos o cuadrados y cortados o apilados en varios pisos hacer una tarta perfecta.  O incluso forrar un molde para rellenarlo con helado, mousses, crema pastelera, ….  Y si lo horneas en tiras tienes unos bizcochos de soletilla que le van de muerte a un tiramisú.

mousse de crema base bizcocho genovés la fonda deza

mousse de crema catalana con una base de bizcocho genovés

El único inconveniente que tiene este fondo de armario pastelero es que es algo seco por lo que es frecuente mojarlo con algún tipo de almíbar o licor.

Ah y por cierto lo puedes tunear como más te apetezca en el momento: ralladura de limón, de naranja, vainilla, aroma de almendra o de coco o de fresa, tomillo …

Aunque te digo que tal cual aprendí de la receta que nos pasó Walter Vogt en un taller de Aula Gastronómica, solo utilizando unos huevos de esos buenos (los de código 0 :-)), tienes sabor más que suficiente.

mona hecha con bizcocho genovés y cobertura de ganache de chocolate la fonda deza

mona hecha con bizcocho genovés y cobertura de ganache de chocolate

Bizcocho genovés

bizcocho genovés la fonda deza

Bizcocho genovés – el clásico para todo tipo de tartas

Ingredientes:

285 gr de huevos a temperatura ambiente

150 gr de azúcar

150 gr de harina floja

Preparación:

Romper los huevos e ir añadiendo azúcar poco a poco.

Montar los huevos y el azúcar con la batidora a velocidad media hasta lograr su volumen máximo (punto de cinta / letra).  Hay que tener paciencia en este paso ya que el batido para que quede en su punto puede durar 10 – 12 minutos.

Añadir la harina previamente tamizada, poco a poco en forma de lluvia, mezclando con la lengua delicadamente para no perder el volumen.

Colocar en molde (3/4 partes de capacidad) y hornear en horno precalentado a 175 – 180º.

Retirar del horno y dejar reposar unos 10 minutos.  Después desmoldar y dejar enfriar completamente el bizcocho genovés sobre una rejilla.

NOTA: Si queréis podéis hacer este mismo bizcocho genovés de cacao sustituyendo unos 20 gr de harina por cacao en polvo.

Música para cocinar: Stevie Wonder – Uptight