Yo soy de vino blanco.  Bueno realmente soy de cava.  Así que cuando alguien viene a cenar a casa siempre se encuentra con alguna botella de verdejo que bien fresco acompaña la mar de bien a casi todos los entrantes y sobre todo con una (o incluso dos) botella Titiana que es mi cava preferido.

Si alguien quiere vino tinto, se lo tienen que traer de casa.  No es que no me guste, que no le hago ascos yo a esto del beber buen vino, pero vamos que tampoco me vuelve loca.  Serán los taninos digo yo.

Y de una de estas cenas quedó media botella de un merlot que había acompañado a unas carrilleras con higos.  Normalmente estos ripios conviven conmigo en la cocina varios meses hasta que harta de mover la botella de un lado para otro acabo tirándolo.  El caso es que este vino me había gustado más de lo habitual así que pensé en darle una segunda vida.

¿Otro estofado? Buf, pereza.  Peras al vino, si pero no tenía suficiente.  Y ¿un bizcocho?

BUNDT CAKE DE VINO TINTO

Bundt cake de vino tinto

Bundt cake de vino tinto – Foto AA

Ingredientes:

250 gr de harina

90 gr de cacao en polvo

8 gr de impulsor

3 gr de sal

225 gr de mantequilla pomada

350 gr de azúcar

2 huevos pequeños + 1 yema

5 ml de extracto de vainilla

300 ml de vino tinto

Azúcar lustre para decorar

Preparación:

Precalentar el horno a 180º. Encamisar un molde de bundt cake.

Mezclar la harina, el cacao, el impulsor y la sal y tamizar.

Batir la mantequilla con el azúcar hasta formar una crema suave. Añadir los huevos de uno en uno, integrando bien antes de añadir el próximo. Incorporar el extracto de vainilla y batir bien hasta que esté todo bien integrado.

Por último incorporar el vino y la harina en 2 tandas, empezando y acabando con la harina.

Poner la masa en el molde y hornear unos 45 minutos aproximadamente. Una vez hecho, retirar del horno y dejar enfriar dentro del molde. Una vez frío, desmoldar y dejar que se asiente unos 30 minutos sobre una rejilla.

Espolvorear con azúcar lustre y servir.

Música para cocinar: Jarabe de Palo – Grita