Es decir buñuelos y empezar a salivar.  Puro placer en boca: primero crujiente, luego suave y sedoso.  Dulces y salados.  Rellenos o de viento.  ¿Como puede ser algo tan pecaminosamente sensual el representante más  emblemático de la gastronomía de Semana Santa?

Los puedes hacer dulces y salados.  De viento, rellenos de fruta, con trufa … las combinaciones se cuentas a miles.  No hay límite.  Y lo peor, que a lo que empiezas a comer ya no hay stop.

Esta receta de buñuelos de calçots lo tiene todo, es fácil, es sabrosa, es de temporada, es barata y es pecado de gula.  Ego te absolvo!

Buñuelos de Calçots

Buñuelos de Calçots

Buñuelos de Calçots – Foto AA

Ingredientes:

250 ml de leche

125 gr de harina

85 gr de mantequilla

10 gr de pimentón de la Vera dulce

7 huevos

10 calçots

sal – aceite de oliva

Preparación:

En un bol, mezclar la harina con el pimentón y tamizar.

Poner un cazo al fuego con la leche, la sal y la mantequilla cortada en daditos.  Cuando arranque el hervor dejar que se deshaga la mantequilla.  Retirar del fuego y añadir la harina y el pimentón de golpe.

Con la ayuda de una espátula de silicona, mezclar bien hasta conseguir una masa espesa y ligada que se separe de los bordes y de la espátula.

Dejar templar la masa y añadirle los huevos, de uno en uno, a la mezcla – no incorporar el siguiente huevo hasta que el anterior esté bien ligado.  El conjunto ha de quedar como una crema pastelera bien espesa.

Limpiar los calçots.  Quitarles la parte de las raíces y cortar la parte verde. Quitarles la primera y segunda capa y cortar en rodajitas finas.

En una sartén con un poco de aceite de oliva, sofreirlos a fuego lento procurando que no cojan color.  Una vez hechos, dejar templar y añadir a la masa de buñuelos reservada.

Calentar una sartén (o mejor un cazo) con abundante aceite de oliva.  Con la ayuda de una cucharilla de postre ir cogiendo porciones de masa y cuando el aceite esté bien caliente (pero que no humee) freír los buñuelos hasta que queden doraditos.

Retirar y dejar sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite.

Servir calentitos acompañados de salsa romesco.

Música para cocinar: Aretha Franklin – Oh Happy Day