Anda, un cake con kefir.  Que modernilla y alternativa.

Pues no, de modernilla nada que el kefir es más viejo que la tos.  El producto lácteo más antiguo que se conoce y dicen que es el responsable de la longevidad de la gente del Caucaso.

Se produce fermentando leche con unos gránulos de kefir (“comunidad” de microorganismos – bacterias y levaduras – agrupados en una matriz de polisacáridos llamada kefirano).

El kefir tiene una consistencia similar al yogur – es un poco más líquido – pero con una textura más suave y con un sabor ligeramente más ácido.  Muchas veces he sustituido en mis recetas el yogur por kefir y el resultado es genial.

Ah, y si haces caso de todo lo que se dice del kefir en Internet, lo mismo sirve para la tuberculosis como para equilibrar la flora intestinal, como para regular la tensión arterial.  Vamos que sirve “pa tó” 🙂

Cake de Zanahoria y Kefir

Cake de zanahoria y kefir

Cake de zanahoria y kefir – Foto AA

Ingredientes:

150 gr de azúcar blanquilla

165 gr de azúcar de caña

5 ml de extracto de vainilla

4 huevos

4 tazas de zanahorias ralladas (*)

375 gr de harina

10 gr de impulsor

5 gr de cardamomo molido

5 gr de 4 especias

3 gr de canela molida

3 gr de sal

la ralladura de una naranja

¾ taza de aceite de oliva

185 gr de kéfir

(*) Esta receta está adaptada de un libro de cocina americano y me olvidé de pesar las zanahorias.  En total utilicé un manojo.

Preparación:

En un bol mezclar la harina con el impulsor, la canela, el cardamomo, las 4 especias y la sal. Tamizar. Añadir la zanahoria rallada, la ralladura de naranja y mezclar para que la zanahoria quede bien cubierta con la harina.

En un bol, batir los huevos con los azúcares hasta conseguir una crema ligera de color pálido y haya duplicado su volumen. Bajar la velocidad de la batidora e incorporar el aceite en hilo.

A mano y con la ayuda de una espátula de silicona, añadir la mezcla de harina en 3 veces alternándola con el kéfir.

Precalentar el horno a 180º. Mientras encamisar un molde de cake. Verter la masa y alisar la superficie con una espátula. Hornear hasta que esté dorado unos 50 minutos.

Música para cocinar: The Staple Singers – We the People