El capipota (morro y pata de ternera) es un guiso tradicional catalán, contundente y reconfortante, que invita a mojar pan como si no hubiera un mañana.

Es en su esencia un estofado de morro de ternera que combina una carne que es tan melosa como la de la carrillera con otra más gelatinosa que recuerda a las manitas de cerdo.

… descubrimos que el hambre fue en el pasado el principal acicate de las investigaciones gastronómicas – M. Vázquez Montalbán

Receta de familia

Mi madre ha hecho callos i capipota toda la vida por que a mi padre le encantaban, bien picantones y con sus garbanzos.  Yo como mucho mojaba un poco de pan en la salsa y picoteaba el chorizo.  Me daba mucha cosita eso de comerme las tripas y la cabeza del bicho.

Es curioso porque no tenía ningún problema en comerme los pies de cerdo y los riñones al Jerez que también preparaba.  Síndrome del Paladar selectivo se le llama.

Ahora que ya soy mayorcita, no puedo seguir diciendo que no me gusta algo sin al menos haberlo probado una vez.

El sábado que toca mercado, me pasé por las paradas del Mercat de Les Corts mirando que podía hacer para comer cuando vi capipota y me dije esta es la mía. Venciendo la aprensión, le pedí al carnicero que me explicara aquello como iba y cuanto iba a necesitar para dos personas.

La primera pregunta me desarmó ¿Vols també tripa? (quieres también tripa).  No, aquello no fluía bien, cabeza y pata puede pasar pero tripa va a ser que no.  Se río y me dijo que la vendían ya hervida y lista para guisar.  Me enseñó el agujero donde había estado el cuerno y la mandíbula para demostrarme que era realmente cabeza de ternera.  Y me llevé 400 gramos. Comprados así cocidos – igual que los garbanzos – me ahorraba casi 2 horas de cocina.

La segunda parte del plan era preguntarle a mi madre por su receta.  Así que me preparé para esas conversaciones de pizcas, puñaditos, que tanto me “desesperan” :-). Pero esta vez no, mi madre sacó el libro de cocina que le regalaron cuando se casó y lo abrió por una página llena de lamparones y gastada por el uso.  Y solo me dijo – “llevo más de 40 años haciendo la misma receta y siempre sale bien: es imposible que la cagues fastidies”.

Así que con algún tuneo (no podía ser de otra manera), esta es la receta de capipota que ha triunfado en casa el último medio siglo 🙂

Capipota amb Cigrons

capipota amb cigrons (morro de ternera con garbanzos)

Capipota amb Cigrons

Ingredientes:

400 gr de capipota (morro y pata de ternera) cocidos

50 gr de jamón cortado en daditos

50 gr de chorizo cortado en daditos (mejor si es picante)

250 gr de garbanzos ya cocidos

3 cebollas medianas

250 gr de tomates maduros pelados y despepitados

1 zanahoria mediana

1 vasito de vino rancio

5 gr de pimentón de la vera

2 cayenas

2,5 gr de pimentón picante (opcional)

1 hoja de laurel / 2 ramitas de tomillo

sal – aceite de oliva virgen extra – un poco de agua

Preparación:

Pelar y cortar las cebollas en juliana.  Pelar y cortar las zanahorias en rodajas no muy gruesas.

En una cazuela – mejor si es de barro – poner a calentar un poco de aceite.  Incorporar las cayenas, la cebolla y la zanahoria cortada. Salar y dejar pochar a fuego medio.  Cuando esté la cebolla transparente, añadir el jamón y el chorizo cortado en trocitos pequeños y rehogar hasta que la cebolla esté completamente hecha.

Apartar un momento del fuego y añadir la hoja de laurel, el tomillo, el pimentón de la Vera y el pimentón picante. Remover y volver a poner la cazuela al fuego.  Añadir los tomates pelados y sin pepitas.  sofreír todo el conjunto hasta que el tomate haya perdido parte de su agua.  Subir un poco el fuego e incorporar el vino rancio.  Dejar reducir el vino un par de minutos para que se evapore el alcohol y volver a bajar el fuego.

CapiPota amb cigrons - a punto de ser servido

Cazuela de capipota amb cigrons – a punto de ser servido

Añadir el capipota y remover todo el guiso para que se mezclen bien los sabores. Dejar cocer a fuego lento unos 10 minutos (si es necesario y el guiso se está quedando seco añadir medio vaso de agua).  Incorporar los garbanzos y dejar cocer 10 minutos más.

Probar de sal y rectificar si es necesario. Mejor si se deja reposar el guiso un par de horas como mínimo.

capipota - un plato completo y barato. Servir acompañado de un buen cava

capipota – un plato completo y barato. Servir acompañado de un buen cava

Música para cocinar: The Commodores – Brick House