Y vosotros que sois, ¿de comer ostras o de comer caracoles?

En La Fonda Deza hay división de opiniones – algunos se lo comen todo y otros son solo de caracoles o solo de ostras.

A mi me encantan los caracoles, pero lo que no soportaba era la idea de purgarlos, limpiarlos, engañarlos, en fin todo el proceso hasta que tienes al bicho listo para cocinar.

Pero el purgar caracoles se va a acabar. Ahora los puedes comprar ya limpios y precocidos envasados al vacio con su jugo. Los puedes comprar ya limpios y congelados. Vamos lo tienes todo a punto para no tener ninguna excusa para hacer las mil y una recetas que hay.

La que traigo hoy, está basada en la que he visto hacer a mi madre durante toda la vida.

CARACOLES GUISADOS CON TOMATE

Caracoles guisados con tomate

Caracoles guisados con Tomate – Foto AA

Ingredientes:

1 bolsa de caracoles limpios y pre-cocinados

hierbas aromáticas (laurel – tomillo – romero)

1 kg de tomates maduros

1 cebolla mediana

100 gr de taquitos de jamón

2 guindillas

1 buen chorro de coñac

Preparación:

Sacar y escurrir los caracoles de su bolsa. (si los compras congelados, descongelarlos siguiendo las instrucciones indicadas).

Poner a hervir agua en una olla junto con las hierbas aromáticas y una de las guindillas.  Cuando arranque el hervor, incorporar los caracoles y dejar hervir 10 minutos.  Retirar del fuego, escurrir y reservar.  (Este paso no es obligatorio pero les da más sabor a los caracoles).

Picar muy fina la cebolla.  Pelar y despepitar los tomates; picarlos finos y reservar.

En una cazuela – mejor si es de barro – poner a pochar la cebolla con un poco de sal y la segunda guindilla, para que sude.  Dejar a fuego lento unos 20 minutos.  Subir el fuego y añadir el coñac.  Remover y dejar reducir el alcohol.  En este punto incorporar el tomate, los taquitos de jamón y salpimentar con cuidado.  Dejar a fuego lento unos 10 minutos para que confite un poco el sofrito.  Probar y rectificar de sal y pimienta si es necesario (añadirle un poco de azúcar o una cucharada de mermelada de tomate si el sofrito está ácido).

Añadir los caracoles escurridos y dejar cocer unos 15 minutos más hasta conseguir un sofrito concentrado pero todavía jugoso.

Música para cocinar: You Are The First, My Last, My Everything – Barry White