La receta de hoy es una adaptación (la original se hace con carne de ternera) del clásico belga según una receta de Jaques Pepin.  La Carbonnade es conocida por su combinación de sabores dulces y amargos conseguidos a través de la caramelización de la cebolla y la cerveza.

El año pasado participé en el concurso organizado por la revista Cuina (quedé finalista con esta receta :-)) Y este año vuelven a convocar concurso en la que la cerveza debe ser la protagonista.

Y aquí está el primer problema:  Si fuera vino aun podría opinar un poco.  Si fuera cava podría opinar incluso un poco más.  Pero ¿cerveza?  Si no me gusta!!!  Si no tomo nunca!

Así que no quedó otro remedio que ir al experto disponible (mi experto en cervezas más próximo – mi hermano – estaba de vacaciones) y recibir una lección de urgencia.  Todo lo que debes saber sobre cerveza artesanal y un poco más te lo explicarán en la tienda de vinos Vins Valles.  Además tienen un surtido muy aceptable y una paciencia infinita :-).

Con mi cerveza recién comprada en una mano y la receta de Carbonnade para adaptar en la otra, me dispuse a ponerme manos a la obra.  Pero claro tendría que probar la cerveza para saber si esas notas de regaliz, negra pero fresca y con toques de fruta, los notaba yo también.  Sorbito por aquí, sorbito por allá, al final parecía al cocinero ese del chiste del pavo al whisky.  Cuando acabé la botella hasta la encontré buena y todo :-).

Es verdad que no deja de ser un estofado, por lo que mi recomendación es que dejéis reposar el guiso un día antes de zampároslo acompañado de unas patatitas hervidas y toda una hogaza de pan para mojar en la salsa 🙂

Carbonnade a la Flamenca

Finalista del concurso organizado por la Revista Cuina carbonnade

Receta Finalista del concurso organizado por la Revista Cuina

Carbonnade a la Flamenca

Carbonnade a la Flamenca

Ingredientes:

400 gr de carne de cerdo (magra del cuello) cortada en dados grandecitos

3 cebollas grandes cortadas en juliana

20 gr de harina

5 gr de tomillo limonero

330 ml de cerveza – en este caso Montserrat de Guineu

1 hoja de laurel

5 gr de azúcar moreno

sal – pimienta negra

40 gr de mantequilla – aceite de oliva

Perejil picado para decorar (opcional)

Preparación:

Poner a calentar una cazuela de fondo grueso y derretir la mantequilla con un chorrito de aceite de oliva.  Salpimentar la carne de cerdo y dorar en la mantequilla cuando esté caliente.  Dorar bien por todos los lados.  Transferir a un bol y reservar.

En el mismo aceite, añadir las cebollas cortadas en juliana, bajar el fuego y dejar cocinar, removiendo de vez en cuando, hasta que estén con un bonito color marrón.  La cebolla habrá soltado agua que recogerá todos los jugos que haya dejado la carne en la cazuela y estará maravillosamente caramelizada.

Incorporar la harina y remover hasta que las cebollas estén bien cubiertas. Subir un poco el fuego y en este punto añadir poco a poco la cerveza.  (El proceso es parecido a una bechamel pero con cerveza). Volver a poner la carne (y los jugos que haya soltado), añadir el tomillo y el laurel, tapar y dejar cocer a fuego lento una hora – hora y media (hasta que la carne esté muy tierna).

Retirar del fuego y pasar la carne a un bol.  Volver a poner la cazuela al fuego, añadir el azúcar y dejar reducir la salsa hasta que espese un poco.  Retirar el laurel y volver a incorporar la carne a la cazuela.  Probar y corregir de sal y pimienta si fuera necesario.

Carbonnade de cerdo

A punto para comer un buen plato de Carbonnade de cerdo

Servir con unas patatitas hervidas y una ensalada verde.

Música para cocinar: Marvin Gaye & Tammi Terrell – You’re all I need to get by