Sugerir en mi casa que podríamos hacer conejo para comer provoca la siguiente reacción.

conejo

Mi primo cuando le digo que hay conejo para comer

No se si es por aquello de que no te den gato por conejo.  Yo le digo a mi marido que antes de comerlo rece aquello de “Si eres cabrito, mantente frito; si eres gato, salta del plato” pero ni con esas tengo suerte.  Y mira que a mi me gusta de todas maneras. Y por esto, esta es la primera (y podría ser la última) receta de conejo que aparece en el blog.

Dicen que es una de las carnes más sanas que hay, sin apenas nada de grasa.  Admite guisados, escabeches, marinados, empanadas … aunque a mi como más me gusta es a la brasa acompañado de un buen allioli cargadito de ajo :-).

Si además de esta quereis probar con más recetas de conejo mirad aquí.

Conejo con Salsa de Almendras

Conejo con salsa de almendras

Conejo con Salsa de Almendras

Ingredientes: (para 2 personas)

Medio conejo

50 gramos de almendras tostadas

1 diente de ajo

1 cebolla grandecita

1 cucharadita de pimentón

100 ml de vino blanco

2 / 3 vasos de agua mineral

Sal – pimienta blanca – aceite de oliva virgen extra – perejil

Preparación:

Sal pimentar el conejo.  En una cazuela de barro, calentar un poco de aceite y sofreirlo a fuego medio.

Cuando esté bien dorado, retirar de la cazuela y reservar.

Pelar la cebolla y el ajo.  Cortar la cebolla en juliana bien fina y picar el ajo en láminas.  Sofreirlos en el mismo aceite donde se ha sofrito el conejo.  Dejar pochar a fuego lento para que se vaya caramelizando la cebolla.  Añadir el perejil y las almendras peladas y rehogar 5 minutos.

En la minipimer, poner el sofrito de las almendras, cebolla y ajo.  Añadirle el pimentón, el vaso de vino blanco y otro de agua; salar al gusto y pasarlo todo de forma que queda una salsa bien finita.

Volver a echar el conejo en la cacerola, agregar la salsa y los dos vasos de agua restantes.  Darle unas vueltas para mezclarlo todo bien y volver a poner a fuego fuerte hasta que rompa a hervir.  Bajar a fuego lento, tapar la cazuela y dejar cocer unos veinte minutos aproximadamente (cuidado que la salsa no quede muy reseca – si es necesario añadir un poco más de agua caliente) procurando que la salsa no se espese demasiado.

Servir acompañado de unas patatitas fritas.

Música para cocinar: Amy Winehouse – I Love you more than you’ll ever know