Pues nada, que como aquel que dice el verano ha llegado sin avisar y aquí estamos preparando recetas fresquitas como esta crema fría de calabacín con cilantro.

Tengo por el blog alguna versión de crema con esta verdura, pero es calentita y me apetecía ver que posibilidades había con su versión fría.

A mi, seguir una receta al pie de la letra como que me cuesta 🙂 Realmente el artículo que escribieron en El Comidista sobre posibles fracasos en la cocina creo que estaba dedicado a mi 🙂

Y si hay algo que diferencia las recetas americanas de las que se encuentran por estos parajes es que todo, y todo quiere decir todo, está detallado hasta la milésima. Si tienes que sofreír, pues te indica potencia del fuego (hasta ahí bien) y los minutos (¿cómo?). Te dice como debe ser el corte de las verduras y el tamaño que debe resultar. Y así con todo.

Y juro que lo intenté, pero ni poniendo toda mi voluntad lo conseguí. Por ejemplo, en la receta incluía un chile poblano y como no encontré, lo sustituí por 2 pimientitos del padrón. Que decía que escalonias, pues yo puerro. Que la sopa se comía caliente, pues yo fría. Que si las cantidades eran para 8 pues yo las inventé para 4. Lo único que respeté fue el tiempo de cocción que indicaba. !Y funciona!

Crema fría de calabacín con cilantro

Crema de calabacín con cilantro la fonda deza receta de verano
Crema fría de calabacín con cilantro
Ingredientes:
  • 1 puerro grande – solo la parte blanca y la verde más tierna cortado en rodajitas finas
  • 2 pimientos del padrón chile poblano sin rabito, sin semillas y cortado a rodajitas final
  • 2 calabacines medianos cortado en rodajas
  • 1 ajo cortado en láminas
  • 400 ml de caldo de pollo
  • sal – pimienta blanca
  • un manojo de cilantro
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 2 cucharadas de yogur griego (opcional)
Preparación:

Calentar en una olla grande un poco de aceite. Añadirle el puerro y los pimientos de padrón sofreír a fuego medio hasta que esté suave, removiendo de vez en cuando (8 minutos).

Añadir los calabacines y el ajo. Salpimentar y seguir sofriendo, removiendo de vez en cuando, hasta que esté tierno (5 – 6 minutos).

Incorporar el caldo de pollo y llevar a ebullición. Dejar cocer a fuego bajo / medio hasta que el calabacín esté bien tierno – habrá perdido su color verde brillante (15 minutos). Añadir un puñadito de hojas de cilantro picado.

Con la ayuda de una batidora, hacer una cremita suave. Probar y rectificar de sal y pimienta si es necesario.

Es en este momento que se le puede añadir un poco de yogur griego que hará que la crema quede más suave – aunque también menos potente de sabor.

Tapar con film y dejar enfriar en la nevera. Servir bien fresquito con un poco de cilantro picado por encima y si se quiere con unos trocitos de pan tostado con ajo a modo de picatostes.

Música para cocinar: Baby I’ve got it – Brenda Holloway