A esta crema fría le pasa como a la vichyssoise, que si te la tomas calentita se transforma en un plato de invierno.  Pero fresquita después de pasar unas horitas en la nevera, tenemos una maravilla llena de vitaminas para pasar la calor.

Y ¿qué me dices de los ingredientes? Los tomates están de temporada.  Los melocotones están de temporada.  Lo ácido se junta con lo dulce así que las papilas te piden más y más.  La combinación es perfecta.

Pues si sumamos las 2 cosas y lo multiplicamos por los 30º que están cayendo, nos da como resultado una estupenda crema de verano.  ¡No todo van a ser gazpachos ni salmorejos!

El tema de asar primero las verduras la hace también diferente de otras cremas frías.  Vale este paso no es que apetezca mucho con la calor que está cayendo, pero os aseguro que vale la pena el esfuerzo.

Crema Fría de Tomate y Melocotón de Viña

Sopa fría de Tomate y Melocotón de viña

Sopa fría de Tomate y Melocotón de viña

Ingredientes:

1 cebolla tierna grande (o 2 medianas)

1,5 kg de tomate de pera maduro

800 gr de melocotón de viña

1 diente de ajo

100 ml de leche evaporada

4 ramitas de tomillo limonero fresco y 5 hojas de melisa (si no tienes, substituir por 5 gr de hierbas provenzales)

1 gr de cayena

Aceite de oliva virgen extra

30 gr de azúcar (opcional)

Sal – pimienta blanca

Preparación:

Cortar los tomates en cuatro. Cortar los melocotones en trozos. Partir la cebolla en 8. Picar groseramente el ajo.

Precalentar el horno a 200º.

En una fuente que pueda ir al horno, poner un poco de aceite, los tomates, los melocotones, la cebolla y el ajo. Sal pimentar e incorporar el tomillo y la melisa.

Hornear unos 20 – 30 minutos hasta que los tomates estén asados.

Una vez hechos los tomates, retirar la fuente del horno y pasar el contenido a un bol grande. Retirar el tomillo y la melisa y triturar todo con una batidora.

Pasar el puré por el chino y poner la sopa a fuego lento. Añadir la cayena y la leche evaporada. Si está muy ácido, añadir el azúcar. Rectificar de sal y pimienta si es necesario. Remover bien y dejar unos 5 minutos al fuego para que los sabores se junten bien.

Dejar enfriar un poco la sopa y dejarla en la nevera hasta la hora de servir. Mejor si es de un día para otro. Servir con un poco de tomillo fresco espolvoreado por encima

Música para cocinar: The Jackson 5 – ABC