Cuajada de chocolate picante: un postre resultón que se hace en un plis.

Yo ya no se cuanto hacía que tenía pendiente para hacer esta receta de El Comidista.  Lo que si sé, es que el ingrediente principal (la cuajada) estaba a punto de caducar en el armario.

No voy a hacer aquí la gran disertación sobre el cacao y la importancia del chocolate en la historia.  Gente más lista que yo ya lo han hecho (mirar esta web que no tiene desperdicio o este muy interesante artículo de Gastronosfera).

Yo me quedo con lo que dice la cultura popular sobre sus propiedades anti-depresivas que ya es bastante.

La cuajada por otro lado es un postre típico de la gastronomía del norte de España.  Normalmente te lo sirven en terrinas de barro y endulzado con miel como el mató. Y cuando pruebas una de las auténticas (hecha solo con leche de oveja y cuajo) tocas el cielo con la punta de los dedos 🙂

La verdad es que no debería llamar a este postre cuajada ya que está hecho con unos sobrecitos de Royal que además de cuajar como una gelatina le aporta un sabor lácteo pero vamos que no le llega a la auténtica ni a la suela del zapato.

El resultado final de este postre, se parece a una panacotta un poco más rígida pero a la vez muy cremoso.

Esta vez, la he hecho en formato individual pero también se puede preparar en formato tarta con una base de galleta o de plancha de bizcocho.

Cuajada de chocolate picante

cuajada de chocolate picante la fonda deza

Cuajada de Chocolate Picante

Ingredientes:

375 gr de leche

50 gr de nata

65 gr de chocolate 70% cacao

15 gr de azúcar

1 sobre de cuajada en polvo

1/2 cucharadita de copos de cayena

Preparación:

Mezclar el sobre de cuajada con uno vaso de leche fría.  Calentar el resto de la leche con el azúcar y la nata liquida.

Cuando esté a punto de hervir, añadir la cuajada mezclada con la leche y llevar de nuevo a ebullición, a fuego bajo.

Tan pronto empiece a espesar, añadir el chocolate cortado en trocitos pequeños y mezclar con la ayuda de unas varillas hasta que se funda completamente.

Retirar del fuego y añadirle los copos de cayena.

Preparar los vasitos o moldes a utilizar y escudillar la mezcla. Dejar reposar a temperatura ambiente hasta que estén fríos y después al menos un par de horas en la nevera.

Servir la cuajada a modo de flan acompañada de un poco de nata montada.

Música para cocinar: The Commodores – Brick House