El cuello de cordero es quizá quizá la parte más despreciada por parte de todos los que nos gusta esta carne.

Fuente: Ternasco de aragón

Utilizada desde siempre para sopas, guisos y estofados, el cuello de cordero si no está bien pulido, normalmente es más grasoso que otros cortes como la espalda o la pierna.

Además tiene mucho hueso y eso pues a la hora de presentar un plato en la mesa siempre tira un poco para atrás.

Pero, a favor, el cuello de cordero tiene que es una carne gustosa, barata y muy agradecida.

Las dos o tres veces que ha he hecho ya, he utilizado el cuello de cordero a trozos y aunque muy rico se hace un poco fastidioso de comer (por lo del exceso de hueso). La próxima vez la hago con el cuello de cordero entero y así tengo excusa para actualizar las fotos.

Este guiso es una adaptación (esta vez no muy libre :-)) de una receta de una de mis fuentes de referencia.

Cuello de Cordero guisado al vino tinto

Cuellos de cordero guisado al vino tinto la fonda deza
Cazuela de cuello de cordero guisadito con vino tinto
Ingredientes: (para 4 personas)
  • 2 – 3 cuellos de cordero (enteros o cortados en trozos) puliditos de grasa
  • 2 cebollas picadas finas
  • 1 puerro cortado en rodajas finas
  • 6 tomates maduros tipo pera rallados
  • 500 ml de vino tinto
  • agua mineral
  • 2 clavos
  • 4 bayas de ginebra
  • Aceite de oliva
  • Sal – pimienta
Para la picada:
  • 10 – 12 avellanas (las puedes sustituir por almendras o cualquier otro fruto seco que te apetezca)
  • Media rebanada de pan duro
  • un poco de perejil (al gusto)
  • un trocito pequeño de chocolate 80% cacao
Preparación:

Salpimentar generosamente los cuellos de cordero.

Poner un poco de aceite de oliva en una cazuela baja y de fondo grueso y marcar la carne por todos los lados hasta que esté dorada. Reservar.
Incorporar un poco más de aceite en la cazuela, si es necesario, y sofreír el puerro y la cebolla picados. Poner un poco de sal y dejar que suden unos 10 min.
Añadirlos tomates rallados y dejar que todo se sofría unos 10 min más a fuego lento.
Añadir la mitad del vino tinto junto con los clavos y las bayas de ginebra y dejar que arranque el hervor.

En este punto, volver a poner los cuellos en la cazuela y cubrir la carne con el resto del vino y agua (debe estar la carne bien cubierta).

Dejar cocer a fuego lento aproximadamente 1 hora sin tapar. Si es necesario, añadir más agua durante la cocción.

cuellos de cordero guisado al vino tinto en plato la fonda deza
La parte más fea – el cuello de cordero – se convierte en un guisado de lujo

Sacar los cuellos de cordero de la cazuela y reservarlos. Pasar lo que haya quedado de la salsa por un colador chino, exprimendo bien para que no se desperdicie ni un solo jugo.

En un mortero, picar todos los ingredientes de la picada hasta conseguir una pasta homogénea.

Volver a poner la salsa pasada por el chino en la cazuela y ponerla a fuego medio. Añadir la picada y un poco de agua y dejar que hierva 5 minutos. Incorporar la carne. Probar y rectificar de sal y pimienta si fuera necesario. Dejar cocinar todo junto unos 15 minutos más.

Servir el guiso acompañado de arroz basmati o un poco de puré de patata.

¡Y a disfrutar!

cuellos de cordero guisado al vino tinto acompañado de arroz blanco la fonda deza
Este guiso de cuello de cordero con vino tinto es espectacular

Música para cocinar: Black Eye Peas – Pump it