amigos_trabajo

“El que busca amigos sin defectos se queda sin amigos”.  Esto fue lo que me dijo mi madre el otro día y la frasecita se me ha quedado grabada en la amigdala desde entonces.

Dicen que quien tiene un amigo tiene un tesoro, así que yo debo ser como el Rey Midas en versión siglo XX y femenina.  Está Enrique que ha sido el único capaz de que me lea – y disfrute – de un libro de esos llamados de auto-ayuda, está Josep que tiene la habilidad de hacerte disfrutar con cualquier cosa, por supuesto Isabel tan diferente a mi pero tan próxima.  Y que decir de Susu con esas ganas de vivir contagiosas o Josep María que confiesa que su pasión es enseñar.  Rafel tiene la virtud de hacerme reir en cualquier momento y Georgia me provoca a ser mejor persona.  Enric es mi alter ego travieso, Miquel el prudente y mi Carmeta el gamberro.  Mis 2 Joans, uno de muy lejos otro que era la vida concentrada ….

imagenes-de-facebook-para-amigos6

Y como es de buen nacido ser agradecido, he pensado en dedicar este post a todos ellos (a los que he puesto nombre propio y a los que me guardo en mi corazón) para que podamos seguir disfrutando de esto tan raro que se llama amistad.

CAKE DE MANDARINA Y PISTACHOS

ImagenFoto: AA

Ingredientes: 

225 gr. de harina

175 gr. de azúcar

40 gr. de pasas sultanas

50 gr. de pistachos pelados y picados

3 mandarinas

125 gr. de yogur natural

75 gr. de mantequilla

2 huevos

2 cucharadas de miel

10 gr. de impulsor

1 cucharadita de sal

Preparación:

Precalentar el horno a 180 grados.

Derretir la mantequilla y dejar que se temple. Rallar dos de las mandarinas y reservar la ralladura.

Untar con mantequilla el molde de horno y forrarlo de papel sulfurizado.

Mezclar todos los elementos secos (harina, levadura, azúcar, pasas, ralladura de mandarina, sal y casi todos los pistachos, reservando unos pocos para decorar).

Batir ligeramente los huevos y mezclarlos con el yogur y la mantequilla. Agregarlos a la harina y mezclar con una espátula hasta obtener una masa homogénea. Verterla en el molde y hornear unos 40-45 minutos.

Mientras, exprimir las mandarinas y mezclar el zumo con la miel en un cazo pequeño. Ponerlo a hervir suave hasta que reduzca a un poco menos de la mitad y quede un almíbar ligero.

Sacar el bizcocho del horno comprobando primero que está hecho pinchándolo en el centro con un palillo (si sale seco quiere decir que está).  Sin sacarlo del molde hacer varias incisiones por la superficie del bizcocho y mojarlo con el almíbar caliente.  Decorar con los pistachos reservados. Desmoldar cuando esté templado.

Música para cocinar: