Definitivamente ha llegado la caloret.  Y con ella la playa.  Y con la playa, el bikini.  Y con el bikini, las lorzas.  Esas que durante el invierno estaban agazapadas y encogidas.

Entonces la cabeza te dice: rápido ponte a dieta, en un par de horas pierdes los michelines acumulados con paciencia y dedicación durante los largos meses de frío.

Ponerse a dieta produce esa sensación de que la vida ya no es divertida.  Adios a las copitas de vino a la fresca.  Hasta luego helado de vainilla.  See you later hamburguesa.  Ay los chicharrones y las patatas bravas.

Pero de repente, te encuentras ante una receta como esta ensalada de judías verdes y calabacín, con una vinagreta de fresa, y el sol vuelve a brillar.  Las papilas gustativas te aplauden y las lorzas se repliegan en retirada.

VIVA LA DIETA! Al menos ésta 🙂

ENSALADA DE JUDIAS VERDES Y CALABACIN

Ensalada de Judías y Calabacín

Ensalada de Judías y Calabacín – Foto AA

Ingredientes:

200 gr de judías tiernas tipo perona

1 calabacín pequeño

1 cebolla tierna

3 tomates secos

Para la vinagreta de fresa

Aceite de oliva virgen extra

Vinagre de Jerez al moscatel

Sal

5 gr de fresas liofilizadas

la ralladura de medio limón confitado

Preparación:

Con la ayuda de un cuchillo cortar los extremos de las judías, quitar las posibles hebras y cortarlas en trozos regulares.

Lavar el calabación y cortarlo en bastoncitos del tamaño aproximado de los trozos de judías.

Poner una olla al fuego con agua y un poco de sal.  Cuando empiece a hervir el agua a borbotones, incorporar la verdura y cocer durante unos 10 minutos.  Ha de quedar un poco al dente.

Escurrir y poner en una ensaladera.

Picar muy fina la cebolla tierna y los tomates secos previamente hidratados en aceite y añadirlos a las judías y calabacines.  Remover con cuidado.  Tapar con film y dejar en la nevera hasta la hora de servir.

Poner el aceite del aliño en un pequeño bol y agregar las fresas liofilizadas.  Dejar en infusión hasta la hora de utilizar en la vinagreta.

Para hacer la vinagreta, batir el aceite con el vinagre y la sal hasta hacer una pequeña emulsión. Añadirle la ralladura de limón.

A la hora de servir, aliñar la ensalada con la vinagreta.  Remover con cuidado para que se impregne bien la verdura con los sabores de la vinagreta.

Música para cocinar: Curtis Mayfield – Superfly