Un estofado es un estofado.  Pero éste, en el que se marina la carne de un día para otro para que se ablande, cocinándola a fuego muy lento, con oporto y vino tinto es una delicia.

Los ceps hacen que quede una salsa rica y de profundo sabor en el que te será imposible dejar de “mojar” pan.  Quedas advertido 🙂

Para saber las diferencias entre guisar y estofar no os perdáis este post.

Estofado de Buey con Ceps y Oporto

Estofado de buey con ceps y oporto

Estofado de buey con ceps y oporto – Foto AA

Ingredientes:

400 gr de morcillo de buey cortado en trozos

2 cebollas grandes picadas gruesas

4 ajos tiernos cortados en trozos grandes

2 ramitas de tomillo

media hoja de laurel

media botella de vino negro

30 gr de ceps secos

125 ml de oporto

25 gr de concentrado de tomate

50 gr de panceta ibérica cortada en láminas finas

1 rama de apio picada muy fina

2 zanahorias grandes cortadas en rodajas finas

100 ml de caldo suave (o agua)

Sal – pimienta – aceite de oliva – harina

Preparación:

En un recipiente hondo mezclar los trozos de buey con las cebollas, los ajos tiernos, el tomillo, el laurel, el vino y un buen chorro de aceite de oliva. Sazonar con sal y pimienta. Cubrir con film y dejar reposar en la nevera unas 8 horas (mejor de un día para otro).

Escurrir la carne y secarla con papel de cocina. Con la ayuda de una espumadera retirar la verdura de la maceración y reservar tanto la verdura como el líquido.

En un bol que pueda ir al microondas cubrir los ceps con el oporto. Calentar en el microondas a máxima potencia durante un minuto. Dejar enfriar y con la ayuda de una espumadera transferir los ceps al vaso de una batidora. Añadir el concentrado de tomate y la mitad del oporto. Batir hasta que quede una crema suave. Reservar el resto del oporto.

En una cazuela de fondo grueso, calentar un poco de aceite y freír la panceta hasta que este crujiente. Añadir las verduras de la maceración y el apio. Sofreír a fuego medio removiendo de vez en cuando hasta que la verdura este suave. Retirar de la cazuela y reservar.

Enharinar la carne y freír en ese mismo aceite hasta que esté dorada. Incorporar la cebolla y la panceta reservada y remover para que la carne se impregne bien de todos los sabores. Añadir la pasta de ceps y remover para que se reparta bien. Añadir la zanahoria y el resto del oporto. Dejar que se evapore un poco el alcohol e incorporar el líquido de la maceración y el caldo.

Dejar que vuelva a arrancar el hervor, bajar el fuego y dejar cocer tapado unas 2 horas (hasta que la carne esté tierna). Probar y rectificar de sal y pimienta si es necesario.

Retirar el tomillo y el laurel antes de servir, acompañado de un arroz basmati.

Música para cocinar: Loquillo – Feo, fuerte y formal