¡Flan de carajillo de anís! Que gran opción para que mi hermano esta vez si que tome postre en mi casa :-).

Desde que vi el encabezado de este postre en la revista Cuines, la tenía apuntada en el apartado de «pendientes». Café, anís, flan… no podría fallar nada. Este año si que iba a triunfar en la comida de Navidad. Ya me veía saliendo a hombros

Pero, Dios dispone y el diablo coronavirus y lo descompone. Cada uno en su casa y en la mía hubo flan de carajillo de anís para una semana.

Y por si hay alguna duda, anís del Mono, por supuesto.

Flan de carajillo de anís

Flan de carajillo de anis la fonda deza
Flan de carajillo de anís (del Mono, por supuesto :-))
Ingredientes:
  • 300 ml de leche entera
  • 100 ml de anís del Mono dulce
  • 150 gr de leche condensada
  • 5 huevos
  • 20 gr de café soluble
  • caramelo para el fondo del molde
Preparación:

Empezar haciendo el caramelo. Poner en un cazo unos 100 gr de azú car blanca junto con un par o 3 de cucharadas de agua y unas gotas de zumo de limón.

Poner a fuego medio y esperar – sin remover – hasta que el caramelo empiece a coger color doradito tirando a oscuro. Pero ojo cuidado, que pasar de un color dorado a que se queme el azúcar hay un respiro.

Apartarlo del fuego y poner el caramelo en el interior del molde (en este caso rectángular pero hacer lo mismo se se utilizan flaneras individuales).

Con cuidado de no quemarse – en aconsejable coger el molde con un paño de cocina, deslizar el caramelo por toda la superficie del molde. Intentar hacer esto sin prisa pero sin pausa porque el caramelo se enfría rápidamente y se endurece. Dejar enfriar.

Mientras, batir todos los ingredientes con la batidora procurando no hacer mucha espuma.

Cuando se tenga una cremita homogénea, disponer en el molde.

Precalentar el horno a 175º

Poner el flan dentro de un recipiente que pueda ir al horno, llenar con agua, y cocer al baño maría entre 30 y 45 minutos. Para ver si está listo, hacer la prueba del palillo para comprobar que está totalmente cuajado.

Retirar del baño maría y dejar enfriar. Dejar reposar en la nevera unas horas (mejor de un día para otro).

Desmoldar y servir con nata montada sin azucarar.

Música para cocinar : Tina Turner – River Deep Mountain High