El hummus clásico que todos conocemos es el de garbanzos.

Pero últimamente no hay sitio que no quiera presumir de modernillo que no tenga en la carta un hummus “rompedor” (sea eso lo que sea).

Que si con remolacha, de judías del ganxet, que si de …. – rellénese los puntos suspensivos con lo que se le pase a una por la neurona.

Así que no iba yo a ser menos, que a modelna no me gana nadie.

Las verdinas son una variedad de legumbres que yo solo he visto en Asturias. Tienen un color verde esmeralda peladilla precioso.  Las que utilicé para esta receta las compré en Casa Veneranda en Oviedo, donde además de un producto de primerísima calidad te dan unos consejos para que te salga todo bordado. 🙂

judías verdinas la fonda deza

Las verdinas que me traje a casa (junto con compango, cabrales y no se cuantas cosas ricas más)

Son muy mantecosas, delicadas y normalmente se hacen con pescado y marisco porque tienen un sabor muy suave. Solo tienen un inconveniente: no te librarás de tener la olla a fuego lento entre 2 y 3 horas.

Para mi, son la versión gourmet de todas las legumbres.

¡Viva Asturias!

Hummus de judías verdinas

hummus de judiías verdinas la fonda deza

Hummus de Judías Verdinas

Ingredientes:

300 gr de judías verdinas

1 cebolla

15 – 20 gr de tahine (una cucharada sopera)

el zumo de una / dos limas

1 diente de ajo

aceite de oliva virgen extra – mejor suave tipo arbequina o argudell

Sal – una puntita de comino molido (opcional)

agua mineral

pimentón rojo dulce para decorar

Preparación:

Poner las judías verdinas en remojo la noche anterior (o al menos 10 horas) con abundante agua fría. Además de hidratarlas, nos sirve para eliminar las posibles impurezas que puedan tener.

Escurrir y reservar hasta el momento de prepararlas.

En una cazuela grande poner las judías verdinas y cubrirlas con agua (así a ojo que el agua llegue a un centímetro por encima de ellas).

Añadir un chorreón de aceite, el puerro y la cebolla tierna cortada groseramente.

Poner a fuego medio y cuando arranque el hervor, añadir un poco de agua fría. Esperar que vuelva a arrancar el hervor y bajar el fuego al mínimo.

Si necesita más agua durante el proceso de cocción añadir más agua, pero siempre fría.

Ir quitando con una espumadera la espumita que se forma en la parte superior y dejar cocer hasta que esté tiernas (2 horas mínimo pero ir probando por si acaso).

Escurrir (reservando el agua de la cocción) bien, desechar la cebolla y el puerro. Reservar.

Lavar bien las limas y rallarlas bien finas.  Exprimirlas.

Triturar las verdinas hasta que quede una pasta. Añadir el zumo de las limas, el tahine y el ajo y seguir mezclando.  Añadir la ralladura y un poco de agua de la cocción fría. Añadir el aceite (3 / 4 cucharadas soperas) y la sal al gusto (y si se quiere una puntita de comino – con ojo porque si no el sabor del comino enmascarará el de la verdina) y seguir triturando hasta conseguir una pasta fina y suave (si es necesario añádele un poco más de agua de la cocción).

Poner el hummus de verdinas en un bol, tapar con film y dejar reposar en la nevera una media hora o hasta la hora de comer.

Para servirlo, añade un chorrito de aceite de oliva y decora con un poco de pimentón rojo por encima.

Música para cocinar: Linda Fields and The Funky Boys – Shame, Shame, Shame