Esta lasaña de queso y tomate anuncia verano.  Es un plato para compartir.  Son placas superpuestas como un juego.  Es la albahaca. Son aromas. Es una receta perfecta para llevar de picnic.

La lasaña son simples láminas de pasta en las que se intercalan distintos ingredientes (la más común quizá sea la de carne, pero la de verdura es exquisita).  Así que un relleno de queso también le pega y con lo que nos gusta el queso en casa, le pega y mucho.

Solo hay un secreto para que salga perfecta: el tomate frito que sea casero.

Lasaña de queso y tomate

lasaña de queso y tomate

Lasaña de queso y tomate

Ingredientes:

Láminas de pasta lasaña

1 tomate (300 gr aprox)

250 gr de mozzarella fresca

250 gr de queso de mahón de cabra

200 gr de mató (o queso Ricotta)

100 gr de parmesano

600 gr de tomate frito

2 huevos

albahaca

sal – pimienta blanca

Preparación:

Batir los huevos como si fuera para tortilla y añadirle el requesón desmenuzado.  Volver a batir hasta conseguir una crema e incorporarle la mitad del parmesano rallado así como la mitad de la mozzarella y del queso de mahón troceados muy finamente.  Picar unas 4 – 5 hojas de albahaca y añadir a la crema de queso. Sazonar con sal (poca) y un poquito de pimienta blanca recién molida. Reservar.

Con la ayuda de una mandolina, cortar el tomate en rodajas finas.  Salar ligeramente y reservar.

En una bandeja de horno, ir montando la lasaña. En la base, poner un poco de tomate frito, luego colocar una capa de hojas de lasaña (yo he usado placas de lasaña fresca Rana pero también sirven las precocidas), una capa de salsa de queso, dos rodajas de tomate y un poquito de tomate frito.

Repetir la combinación hasta que se acabe el queso (pasta, queso, rodajas de tomate, tomate frito).  Acabar con una última capa de pasta, otra de tomate frito y cubrir con el resto de la mozzarella cortada en rodajas y el parmesano rallado.

Hornear a 200ºC durante unos 30 minutos, hasta que la mozzarella se haya dorado y la salsa de tomate burbujee. Servir caliente acompañado de una buena ensalada de canónigos.

Música para cocinar: Gabinete Caligari – La culpa fue del cha-cha-chá