Unas lionesas de chocolate rellenas con una crema de vainilla es todo lo que a la golosa sin remedio que soy le hace falta para reconciliarse con el mundo.

Ya sabemos que las lionesas es una elaboración confitera a partir de la masa choux pero ¿cual es su origen?

Catalina de Medici y las lionesas

Todas las fuentes consultadas (las 20 primeras entradas de Google :-)) coinciden en que la receta primigenia es francesa.

Unos derivan el nombre de “choux” a que los pastelitos en cuestión parecían pequeñas coles (choux en francés es col) y otras que proviene de pâte à chaud’ o lo que sería pasta caliente ya que para su elaboración se necesita calor.

Y aparece de nuevo un personaje – Catalina de Médici – que ya me he encontrado en otras ocasiones que busco documentación gastronómica.

Esta mujer si que era una super woman de su momento: no solo le daba tiempo para torear a la amante de su marido, reconciliar a hugonotes con católicos y malmeter para que alguno de sus hijos siguiera en el trono.  Además “desasnaba” a la poco pulida corte francesa con sus costumbres traídas de la Toscana.

Así se le atribuye la introducción del tenedor en la corte (al que dicen que añadió un mango más largo para que también sirviera para rascarse la espalda), la autoría del pato a la naranja, la sopa de cebolla y un sinfín de creaciones más tanto dulces como saladas.

maria de medicis lionesas de chocolate la fonda deza

Catalina de Médicis la inventora de la sopa de cebolla 🙂

No es mi intención poner en duda todas estos sesudos estudios ni mucho menos pero ¿no tendría esta mujer cosas mejores que hacer que ir por las cocinas de palacio revolviendo pucheros?

Y como todo, lo que importa es si la cosa perdura y además evoluciona.  Estas lionesas de chocolate son la prueba de que el espíritu de Catalina sigue bien vivo.

Lionesas de Chocolate rellenas de crema chiboust de vainilla

Lionesas de Chocolate rellenas de crema chiboust de vainilla la fonda deza

Lionesas de Chocolate rellenas de crema chiboust de vainilla

Ingredientes:

125 gr de leche

125 gr de agua

110 gr de mantequilla

130 gr de harina

15 gr de cacao

3 o 4 huevos

5 gr de azúcar

3 gr de sal

Para la crema chiboust de vainilla

azúcar lustre para decorar  (opcional)

Preparación:

Mezclar en un bol la harina con el cacao y tamizar.

Poner en un cazo el agua, la leche, la mantequilla cortada en trocitos, la sal y el azúcar.  Poner a fuego medio y disolver la mantequilla antes de que el agua empiece a hervir.

Cuando arranque el hervor retirar del fuego y añadir de golpe la mezcla de harina y cacao.  Remover enérgicamente hasta formar una masa homogénea y que se desprenda fácilmente de las paredes del cazo.

Volver a poner al fuego y resecar el preparado.

Refrescar la masa en un bol y dejar templar un poco.  Añadir los huevos de uno en uno.  Mezclar bien cada huevo hasta que se haya integrado completamente en la masa y repetir la misma operación hasta obtener una masa consistente y pegajosa. (consistencia pico de pato).

 

Poner la masa en una manga pastelera.

Cubrir una placa de horno con papel parafinado.  Hacer bolitas de masa. Chafar las puntas de las lionesas con un poco de agua para que no se marque.

Cocer en horno precalentado a 180º unos 20 – 25 minutos hasta que las piezas estén bien cocidas.  No abrir el horno mientras las piezas se están cociendo ya que la masa bajaría.

Apagar el horno y abrirlo.  Dejar las lionesas de chocolate con el horno así abierto y apagado unos 10 minutos para que estén bien secas.

Dejarlas enfriar completamente.  Cortarlas por la mitad con un cuchillo de sierra y rellenar generosamente con la crema chiboust (utilizar manga pastelera con una boquilla rizada para que quede más “mono”).

Espolvorear con azúcar lustre y a comer!

Música para cocinar:  Tavares – Heaven must be missing an angel