Que me gusta hacer mermelada no es ningún secreto.  Esta temporada ya llevo 6 kilos de la de fresa (y no me queda ni un pote :-)).

La voy haciendo, de 2 en 2 kilos, de la fruta que haya de temporada cada vez que oigo Nena, ¿de la tuya no queda? Porque ya te digo yo que el pote de Hero puede estar rondando por casa hasta que me aburro de verlo en la nevera.  Pero la mía, la que sabe a fruta de verdad, no hay manera que dure.

Y la verdad es que me gustaría que me durara un poquito más por qué además de para desayunar, la mermelada tiene muchos más usos en la cocina.

Combinar mermelada de tomate con queso te hace un aperitivo. Una cucharadita de mermelada de fresa batida con una bola de helado de nata y un vaso de leche te apaña un batido de lo más sugerente.

Ya puestos, un poquito de mermelada de frambuesa en una vinagreta alegra hasta la lechuga más triste.  Y hacer una salsa para acompañar un asado de cerdo a base de mermelada de cereza es un triunfo seguro.

La favorita de mi santo es la de fresa y la mía la de albaricoque (ese ligero toque ácido combinado con lo dulce me pone y además tiene un color tan bonito).  Y a partir de ahora la favorita de los 2 es la última en incorporarse en el repertorio de mi cocina.

Mermelada Primavera – Fresa & Cereza & Albaricoque

mermelada de fresa cereza y albaricoque la fonda deza

Mermelada de Primavera (con fresa, cereza y albaricoque)

  • Receta inspirada en el libro Melmelades Casolanes de Núria Duran y Montserrat Roig

Ingredientes:

1/2 kilo de fresas

1/2 kilo de cerezas

1/2 kilo de albaricoques

el zumo de un limón

900 gr de azúcar

Preparación:

Lavar bien la fruta.

Retirar el rabito a las fresas y cortarlas en trocitos pequeños. Quitar el hueso de las cerezas y cortarlas en 2.  Deshuesar los albaricoques y cortarlos en trocitos pequeños.

OJO: Pesar la fruta – tiene que salir medio kilo de cada fruta una vez limpia.

Poner toda la fruta y el jugo que haya soldado en un bol grande y añadir el azúcar.  Remover.

Exprimir el limón e incorporar el zumo al bol con la fruta. Remover una vez más y dejar reposar al menos 8 horas.

Remover una vez más para disolver completamente el azúcar en el zumo que haya soltado la fruta.  Poner el contenido del bol en una olla – mejor de fondo grueso – y poner al fuego  a temperatura máxima para que rompa a hervir.  Desespumar si es necesario. En este momento bajar el fuego a temperatura medio – baja y cocer durante 45 – 50 minutos.  Ir removiendo de vez en cuando.

Con la ayuda de un embudo, poner la mermelada en potes de vidrio (previamente escaldados, bien limpios y secos) y cerrar bien.  Ponerlos en una olla con agua hirviendo durante 20 minutos.  Sacarlos del agua y girarlos boca abajo.  No voltearlos hasta que estén completamente fríos.

Música para cocinar: Muddy Waters – Got my Mojo Workin