En verano cuando pedía un helado mi madre insistía que tenía que ser un Mini Milk.  Era eso o nada por que a ver si no iba a ser más sano un “vaso de leche en forma de helado” que esa guarrería de hielo que era el que yo quería.

Si, Frigo vendía los Mini Milk como algo sanísimo lo que básicamente era un polo de leche con azúcar. 🙂 Pero en esos tiempos parece que no nos preocupaban demasiado ni los excesos de azúcar ni la publicidad engañosa.

Dice la leyenda que el polo lo inventó un niño de 11 años que se dejó una noche de invierno un vaso de soda con una cuchara dentro y a la mañana siguiente allá estaba la bebida congelada lista para comer.

Así pues, si un niño de 11 años puede hacer un polo, yo también.  Y esta receta es la cosa más fácil que he visto en la vida.

Solo se necesitan tres ingredientes, una batidora para mezclarlos juntos y un congelador para darle cuerpo.

Mini Milk de Coco (polos de coco y lima)

mini milk de coco la fonda deza

Mini Milk de Coco (polos de coco y lima)

Ingredientes:

400 ml de leche de coco

50 gr de azúcar

50 ml de zumo de lima

la ralladura de 2 limas

Preparación:

Lavar bien las limas y rallar la piel bien fina con una microplane.  Exprimirlas y si se quiere colar el zumo.

Poner la leche de coco (mejor fría de la nevera) en el vaso de la batidora.  Añadir el azúcar, el zumo de lima y la ralladura.  Batir bien.

Pasar la mezcla a un vaso medidor e ir rellenando con cuidado los moldes de polo.  Dejar en el congelador una 1 horita.  Sacar los moldes y clavar el “palito”.  Volver a dejar en el congelador hasta que estén totalmente congelados. (mejor de un día para otro)

Para desmoldar los helados después de sacar del congelador, pasar los moldes por agua templada por la base y los laterales.

Música para cocinar: R.E.M. -Shinny Happy People