El hígado no me lo pongas. Esta es la coletilla que digo siempre que compro pollo.

Porque a mi el hígado no me gusta. No me ha gustado nunca (mi madre de pequeña ponía hígado en la papilla por aquello del hierro y a mi me daban arcadas). Vale que contiene mucha proteína y pocos hidratos de carbono. Pocas calorías y contiene hierro pero ese sabor ferroso no es bienvenido por mis papilas gustativas.

Pero una cosa es el hígado y otra muy diferente es el foie o el paté que a esto no le hago ningún asco. O como este caso, una mouse de higaditos de pollo.

Cuando compres hígado ¿En que hay que fijarse?

Cuando compres hígado, sea del animal que sea (cerdo, pato, cordero, pollo) te has de fijar en 3 elementos clave para llevarte a casa el mejor producto.

  • El hígado debe tener un color homogeneo, sin hematomas ni colores raros.
  • No debe tener marcas de hiel – manchas verduzcas – que es la bilis
  • Debe tener una textura flexible, firme y sin granulosidades

Esta receta tiene varias ventajas: es barata, fácil de hacer y es un entrante genial para servir de aperitivo en una ocasión especial.

Y para triunfar a lo grande, solo necesitas un buen pan (o incluso unas rebanadas gruesas de brioche) y un buen vino. Ah, y buena compañía que eso también ayuda 🙂

Mouse (paté) de higado de pollo

mouse de hígado de pollo la fonda deza
Mouse de Hígado de Pollo
Ingredientes:
  • 300 gr de hígados de pollo
  • 40 gr de creme fraiche (puede sustituirse por nata)
  • 1 cebolla mediana
  • 125 gr de mantequilla
  • 30 ml de brandy
  • sal – pimienta
Preparación:

Poner la creme fraiche en un bol y con la ayuda de una batidora de varillas montarla ligeramente y reservarla en la nevera.

Pelar y picar muy finamente la cebolla. Poner una sartén a fuego medio y derretir 1/3 de la mantequilla (dejar el resto de la mantequilla fuera de la nevera para que este bien blandita). Añadir la cebolla cortada y pocharla unos 10 minutos a fuego lento removiendo de vez en cuando.

Incorporar los hígados de pollo a la sartén. Sal pimentar y sofreír a fuego lento 10 minutos más junto con la cebolla. Flambear con el brandy. Apartar del fuego y dejar enfriar.

Poner en el vaso de la batidora los higaditos, la cebolla, los jugos de la cocción y el resto de mantequilla. Triturar hasta conseguir una mezcla suave y homogénea. Añadir la creme fraiche reservada y volver a batir unos segundos para incorporarla bien.

mousse de higado de pollo la fonda deza
Mouse de hígado de pollo

Rellenar una terrina (o unos ramenquines o botes de cristal) con la mousse de higaditos. Tapar con film y dejar reposar en la nevera al menos una noche antes de servirlo.

Música para cocinar: O’Jays – I love music