¿Una mousse? ¿de violetas?

Esta receta lleva en mi carpeta de pendientes como unos 10 años.  Y no por que sea difícil de hacer si no por que no había manera de encontrar en Barcelona, el ingrediente principal: caramelos de violeta.

Para los más jóvenes del lugar, los caramelos de violetas son unas pastillitas de caramelo con forma de flor y color lila que en mi época, comían las señoras mayores.

caramelos de violetas

Caramelos de violetas (foto: lavioletaonline)

Pregunté en casi toda tienda de chuches que encontraba, y la respuesta iba desde el “uy si, ya me acuerdo de estos caramelos pero no tengo” a la mirada “de que me estás hablando”.

Hará cosa de 3 semanas en Mels, Tes i Bolets del Mercat de les Corts, que siempre tienen productos gourments (aparte de las mejores verduras  de temporada que puedes encontrar) Rosa me dijo “mira lo que he traído” y allí estaban ¡mis caramelos de violetas!

Un poco de historia

No me ha quedado más remedio que bucear por los Googles de nuestro señor para entender por que narices eran tan difíciles de encontrar unos simples caramelos.

Los caramelos de violetas son un dulce típico de Madrid y de algunas ciudades francesas como Toulouse.

En Madrid los “originales” son los producidos en la pastelería La Violeta, que los elabora artesanalmente desde 1915.  Según cuenta la leyenda el propio rey Alfonso XIII los compraba tanto para su esposa, la reina Victoria Eugenia, como para su amante, Carmen de Moragas.  Supongo que así no se equivocaba de regalo …

Mousse de Violetas

mousse de violetas

Mousse de Violetas

Ingredientes:

Para la base:

170 gr de galletas María

75 gr de mantequilla

5 ml de esencia de vainilla

Para la mousse:

300 gr de queso tipo “Philadelphia”

500 gr de nata líquida

120 ml de leche entera

200 gr de caramelos de violetas

8 hojas de gelatina neutra

Para la cobertura:

200 g de caramelos de violetas

3 hojas de gelatina neutra

150 ml de agua caliente

Preparación:

Preparación de la base de galleta:

Poner la mantequilla cortada en trocitos en un bol que pueda ir al microondas y a temperatura baja, derretir la mantequilla.

Con la picadora triturar las galletas (se pueden utilizar las galletas que cada uno prefiera). Añadir la mantequilla derretida y la asencia de vainilla.

Repartir y extender la mezcla de galleta por la base de un molde desmontable de unos 24 cm de diámetro. Apretar contra el fondo y en los lados con la ayuda de una cuchara o con los dedos e introducimos al horno unos 5 minutos a unos 180º para que se endurezca un poco.

Sacar el molde del horno y dejar enfriar en la nevera mientras se prepara la mousse.

Preparación de la mousse de violetas:

Calentar la leche en un cacito y a temperatura media sin que llegue a hervir.

Poner en remojo las 8 hojas de gelatina en agua fría durante 5 minutos. Escurrir bien.  Añadir la gelatina escurrida a la leche caliente y diluir muy bien.

Retirar el cacito del fuego e introducir 250 gr de crema de queso Philadelphia en la leche y con la ayuda de un batidor de varillas, juntar todo muy bien para que quede una crema homogénea y sin ningún grumo. Reservar.

Triturar los caramelos en el vaso de la batidora o picadora y reducirlos a polvo lo mejor posible. Debe quedar como una especie de azúcar lustre de un bonito color liloso.

En un bol ancho, empezar a montar la nata.  Cuando empiece a hacer espuma añadirle los 50 gr de crema de queso.  Cuando empieza a montarse, añadir poco a poco la mitad de los caramelos molidos hasta acabar de montar la crema de nata y queso del todo.  Para este paso, lo más importante es que tanto la nata como el queso estén bien fríos (si se puede conviene que hasta el bol esté frío).

Mezclar la nata montada con la mezcla del queso y gelatina con la ayuda de una lengua de silicona de manera suave.

Sacar el recipiente con la base de galleta de la nevera y escudillar la mousse de queso y violetas. Volver a introducir en la nevera unas 3-4 horas hasta que cuaje.

Preparación y montaje de la cobertura de violetas:

Calentar en un cazo el agua y añadir el resto del polvo de caramelos de violeta (cuidado porque tiende a hacerse pegotes y es necesario remover mucho). Dejar que hierva durante un par de minutos y mientras tanto poner en remojo las otras tres hojas de gelatina.

mousse de violetas en un plato

¿te apetece un trocito de mousse de violetas?

Diluir las hojas escurridas en el “zumo” azul y removemos hasta que se forme un jarabe. Dejar enfriar antes de volcarlo sobre la mousse (en definitiva es caramelo y guarda mucho el calor –  si se pone en caliente sobre la mousse se derretirá la superficie).

Añadir la cobertura sobre la mousse de queso ya fría,  echando el sirope de manera homogénea (como está semilíquido es bastante fácil). Volver a dejar en la nevera durante unas horas para que acabe de cuajar.

A la hora de servirla, desmoldarla y decorar con caramelos de violeta enteros repartidos por el lateral.

Música para cocinar: Sole Gimenez – Un Ramito de Violetas