Horchata: la polémica está servida

¿Que está pasando con la horchata? No puede ser cierto lo que leo en Twitter.  ¿Que clase de infancia han podido tener los haters de este nectar veraniego?

horchata a todas horas la fonda deza

Final combat: horchata si – horchata no

Mi posicionamiento está claro

la horchata la bebida del verano

Yo por un vaso de horchata MA TO

En Barcelona hay sitios que merecen ir en peregrinación como la Sirvent del carrer Parlament.  O la que hay en mi barrio que lleva ya más de 60 años refrescando los veranos.

Supongo que el odio extremo a esta bebida se debe a que la gente insiste en comprar esos sucedáneos embotellados que venden en los supers.

Yo misma piqué no hace mucho y aquello era una cosa imbebible.  Ponía no se que de artesana y auténtica chufa.  Y yo que, después de tirar entera una botella de Chufi, había jurado que nunca más horchata de botella, volví a caer en la trampa.  Me bebí un vaso, pero no hubo dios de hacerme pasar ni medio ml más.

Así que la aproveché para hacer este postre en vasito.

Es un postre fácil, fácil pero de lo más resultón.  No requiere más esfuerzo que poner un cazo al fuego y procurar que no hierva.

Pannacotta de horchata

pannacotta de horchata con coulis de frutos rojos

Pannacotta de horchata con coulis de frutos rojos

Ingredientes:

Para la pannacotta

300 ml de horchata

200 ml de nata

3 hojas de gelatina

2 cucharadas de azúcar (opcional)

Para el coulis

300 gr de fresas

el zumo de medio limón

30 gr de azúcar

Preparación:

Poner a hidratar las hojas de gelatina en agua bien fría durante 5 – 10 minutos.

Mientras poner un cazo a fuego suave la nata líquida y la horchata.  Para mi gusto la horchata ya tiene suficiente azúcar pero si te gusta un chute más dulce, añade aquí una o dos cucharadas soperas de azúcar. Remover y retirar del fuego justo cuando empiece a hervir.  Añadir la gelatina bien escurrida y remover para que se disuelva.

Dejar templar unos minutos y verter la crema en los vasitos de presentación y dejar enfriar completamente.  Reservar en la nevera un mínimo de cuatro horas (aunque es mejor de un día para otro – suben los sabores).

Para el coulis, lavar las fresas y quitarles los rabitos.  Cortar en trocitos y ponerlas en un cacito junto con el azúcar y el zumo de medio limón.  Poner a fuego medio y dejar cocer 15 minutos, removiendo de vez en cuando para que no se pegue el azúcar al cazo.

Retirar y pasar las fresas por un colador chino para quitarle las pepitas de las fresas y los restos que puedan quedar.  Dejar enfriar.

A la hora de servir la pannacotta, repartir el coulis de fresas encima de cada vasito.

 

Música para cocinar: Alaska y Dinarama – Como pudiste hacerme esto a mi