Traducir la palabra biscuits es más difícil de lo que parece.  Bueno difícil no, un biscuit es una galleta, pero no se por qué no me acaba de encajar en la imagen mental de lo que yo entiendo por galleta.

Además una cookie también es una galleta, así que ¿cual es es la diferencia entre una cookie y un biscuit?

Biscuit, craker, cookie

4 palabras para un significado parecido ¿o no?.

Bueno vamos a los orígenes.  Biscuit proviene del frances “bescuit” que a su vez proviene del   latín “bis” “cotum” o lo que viene a ser cocido dos veces (bizcocho en español).  Esta palabra derivó al inglés medieval como bisquite.  Daba nombre a una preparación seca y dura, horneada 2 veces con el propósito de una larga y buena conservación.

Mientras tanto en los países Bajos se había acuñado la palabra koekje (pequeño pastel) para denominar un producto similar.  De koekje a cookie solo va un pequeño suspiro.

Así pues cuando los primeros colonos tanto de Inglaterra como de los países Bajos llegaron al “Nuevo Mundo” se llevaron sus palabras y sus recetas coexistiendo ambas tan tranquilamente.

Biscuits vs scones

Ahora que ya hemos aclarado el tema de las galletas, queda todavía otra pregunta. ¿Un biscuit es un scone?

Primero hay que tener claro que es un scone.  Un scone es una especie de panecillo típico inglés (aunque su origen parece ser que es escocés)que se toma para acompañar el te del desayuno o de la merienda.  Y a esta misma preparación en Estados Unidos se les llama biscuits.

Y si todo esto lo hubiese entendido antes en vez de galletas de pimienta (UK pepper biscuits) hubiera hecho scones de pimienta (USA pepper biscuits) 🙂

Una de mis fuentes de inspiración es la web americana Food&Wine, donde encontré una receta que me hizo gracia.  De todas maneras había en ella algo que no me cuadraba – la proporción entre impulsor y harina.

Deduje que era un gazapo y reduje la cantidad de impulsor.

Y así, salieron estas fantásticas galletas para acompañar un aperitivo (una ensaladilla rusa por ejemplo) o para servir con un plato de quesos.

Pepper Biscuits

pepper biscuits galletas de pimienta la fonda deza

Pepper Biscuits

Ingredientes:

315 gr de harina

10 gr de impulsor

1 tablespoon de pimienta recién molida

5 gr de sal

145 gr de mantequilla muy fría cortada en cubitos pequeños

50 – 75 ml de buttermilk (puede ser que no lo necesites todo)

Preparación:

Precalentar el horno a 175º.

En un bol grande mezclar la harina tamizada con el impulsor, la pimienta negra y la sal.  Añadir la mantequilla, que tiene que estar muy fría, cortada en cubitos pequeños.  Mezclar con los dedos lo justo hasta conseguir una masa arenosa.

Ir añadiendo buttermilk a poquitos hasta tener la masa formada.  Tiene que quedar una textura como de masa brisa (o de galleta de mantequilla).

Tapar la masa con film y guardar en la nevera mientras se calienta el horno a 175º.

Enharinar ligeramente la mesa de trabajo y extender la masa para conseguir una redonda de unos 3 cm de grosor.

Engrasar una placa para horno – pintarla con un poco de aceite o mantequilla derretida e ir disponiendo las galletas una al lado de la otra.  Pintarlas con mantequilla derretida y hornear aproximadamente 25 – 30 minutos o hasta que las veas doradas.

Retirar la placa del horno y dejar templar 5 minutos.  Con la ayuda de una espátula, transferir los biscuits (galletas) a una rejilla y dejar enfriar completamente antes de servirlos.

Música para cocinar: Santiago Auseron – Veneno en la Piel