El único problema que tiene este bizcocho es el nombre.  La receta original dice que se llama Pineapple Upside Down Cake que traducido es Bizcocho de Piña boca-abajo.  ¿no es el nombre menos apetitoso del mundo?

PINEAPPLE UPSIDE DOWN CAKE

Upside Pineapple Cake - Foto AA

Upside Pineapple Cake – Foto AA

Ingredientes:

Fondo:

55 gr de mantequilla

160 g. azúcar moreno

Rodajas de piña natural o en su jugo

Cerezas al marrasquino o guindas (opcional)

Masa del bizcocho:

195 grs. de harina

10 gr de impulsor tipo Royal

1 pellizco de sal

113 gr de mantequilla a temperatura ambiente

200 gr de azúcar

5 ml de extracto de vainilla

2 huevos grandes separando yemas de claras

120 ml. de leche

1 pellizco de cremor tartaro

Preparación:

Pre-calentar el horno a 175º.  Preparar un molde redondo de 23 cm.

Fondo: Poner la mantequilla y el azúcar moreno en un cazo y poner a fuego medio sin dejar de revolver hasta que la mantequilla se haya derretido y el azúcar se haya disuelto.  Continuar cocinando unos minutos hasta que el azúcar empiece a caramelizar.  Apartar del fuego y verter en el molde preparado.  Disponer las rodajas de piña encima y decorar con las cerezas.

Pineapple upside down cake - detalle - Foto AA

Pineapple upside down cake – detalle – Foto AA

 

En un bol mezclar la harina, el impulsor y la sal. Tamizar y reservar.

Batir la mantequilla con el azúcar hasta que formar una crema suave.  Añadir el extracto de vainilla y volver a batir hasta que se integre.  Añadir las yemas de huevo, una cada vez, mezclando bien después de cada adición.  Añadir la mezcla de la harina en 3 veces alternándola con la leche.  Empezar y acabar con la harina.

Batir las claras con el cremor tartaro a punto de nieve.  Con una espátula grande incorporar las claras a la masa del pastel en 2 veces.  Verter la masa en el molde y alisar la superficie.

Hornear durante 45 – 55 minutos.  Retirar del horno y dejar enfriar aproximadamente 10 minutos.  Después pasar una espátula por todo el contorno del molde y entonces invertir el pastel en el plato de servir.

Si puede ser, dejar enfriar del todo antes de zampárselo.

Música para cocinar: En el Cielo no hay Hospital – Juan Luis Guerra