¿Pimienta de Aleppo? De allí donde caen las bombas? Pues si.

Más o menos por estas fechas el año pasado, salí antes de lo previsto de ver a un cliente.  Y en vez de irme directamente para casa, me dediqué a callejear por el barrio del Clot donde estaba.

Eran las 5 de la tarde, caia un un sol de justicia y yo iba cargada con mi maletín y ordenador como una “ejecutiva agresiva” de esas de las películas de los 80. Y de repente la nariz me dijo “ojo que aquí hay tema”.  Desde la calle había detectado  la tienda Casa García Graneria.

Y no se como, se me hicieron las 7.  Además del maletín llevaba 3 bolsas más llenas de especias, legumbres secas, tes y ya no se que más.

Una mezcla para hacer salsa chimichurri, preparado para pain d’epicies (con lo que me cuesta de encontrar!), unos copos de chile para sazonar carnes, pero sobre todo mi pimienta de Aleppo.

De un rojo intenso, que presagia un mundo de picante trepidante pero no es así para nada: tiene un fondo dulzón y una complejidad de aromas como no se encuentran en otros picantes.  Es un picante moderado que no “anestesia” el paladar si no que añade matices muy interesantes.

Su origen es sirio – de ahí su nombre – pero es muy utilizada en la cocina turca.  Se puede utilizar en cualquier receta en la que necesites un toque picante pero sobre todo combina a las mil maravillas con pescados, pollos, pizzas, arroces (para resumir : con todo :-)).

Si al picante de la pimienta de Aleppo, le pones el contrapunto ácido del limón y la frescura de las hojas de menta, consigues una explosión de sabores en la boca.

Pollo al horno con pimienta de Aleppo y menta

pollo al horno con pimienta de aleppo y menta la fonda deza

Pollo al Horno con pimienta de Aleppo y menta

Ingredientes:

1 pollo

5 cebollas

1 cucharada de aceite de oliva virgen extra

8 gr + 5 gr de hojas de menta secas

50 gr de mantequilla pomada

2 ajos picados muy finos

8 gr de copos de pimienta de Aleppo

5 gr de piel de limón encurtido

sal – pimienta

Preparación:

Precalentar el horno a 200º.

Pelar y cortar groseramente las cebollas en trozos. Ponerlas en un bol y sazonarlas con el aceite de oliva, 5 gr de hojas de menta secas desmenuzadas y un poco de sal y pimienta negra.

En un bol pequeño mezclar la mantequilla pomada con los ajos picados muy finos, la pimienta de Aleppo, la piel de limón picadita muy pequeña, 5 gr de hojas de menta y un poco de sal hasta conseguir una crema homogénea.

Untar todo el pollo con esta mezcla de mantequilla – incluso por debajo de la piel del pollo – y colocarlo en una fuente para el horno.

Sal-pimentar el pollo y asarlo en el horno aproximadamente 30 minutos. Bajar la temperatura del horno a 190º, añadirle las cebollas y seguir asando aproximadamente una hora más hasta que la piel adquiera un tono dorado regándolo con sus propios jugos cada 20 minutos.

Música para cocinar: Smokey Robinson – The Tears of a Clown