Esta receta de pulpitos es de mis amigos Xavi y Adri, los pescaderos más dicharacheros del Mercat de Les Corts.  Los más dicharacheros si, pero también los que mejor pescado tienen en todo el mercado.

¿Cocina de Mercado?

Cuando voy al mercado (mi abuela decía que iba a la plaza :-)) me dejo ir.  Quiero decir, que si, voy con lista (sobre todo si tengo una receta concreta que quiero hacer en la cabeza) pero que en función de lo que veo una vez allí, esa lista se va modificando, ampliando o menguando.

No solo es que encuentres productos de temporada, también te llevas experiencias, consejos, trucos y recetas.

Esto es lo que yo entiendo por cocina de mercado.  Producto de temporada, lo más km0 posible, seleccionando lo que compras, adquiriendo solo lo que necesitas.

Cuando veo que un restaurante se anuncia como de “cocina de mercado” me entra la risa y me acuerdo de un artículo que Quim Monzó publicó hace ya unos años que entre otras cosas preguntaba que dónde compran los que no son de mercado, ¿en el super?

Pues aquí os dejo estos pulpitos, que con solo 3 ingredientes y un poco de tiempo se transforman en un estofado digno de varias estrellas “miguelín”.

 

Pulpitos estofados con cebolla y vino blanco

cazuela de pulpitos estofados con cebolla y vino blanco  la fonda deza

Cazuela de pulpitos estofados con cebolla y vino blanco

Ingredientes:

300 gr de pulpitos

4 – 5 cebollas grandecitas

300 – 400 ml de vino blanco

media hoja de laurel

sal – granos de pimienta (opcional) – aceite de oliva

Preparación:

Limpiar y lavar los pulpitos. Dejar escurrir bien.

Pelar y cortar las cebollas en juliana no muy fina.

Poner al fuego una cazuela de barro con un chorro de aceite de oliva.  Añadir la cebolla y salar ligeramente.  Bajar el fuego y sofreír hasta que haya tomado un tono oscurito.

Añadir los pulpitos y marear el conjunto.  Añadir el vino, el laurel y la pimienta en grano y dejar estofar con la cazuela tapada hasta que los pulpitos estén cocidos.  Si es necesario añadir un poco de agua si se ha consumido el líquido y los pulpos no están todavía.

Probar de sal y rectificar si es necesario.  Servir acompañados de una patatita hervida y un poco de perejil bien picado espolvoreado por encima.

Música para cocinar: Loquillo – El Rompeolas