El salmón es ese pescado que año tras año insiste en volver donde nació para ver si encuentra novi@ y una vez consumado el acto, muere.

No seré yo quien discuta a la Madre Naturaleza la estupidez mecánica de la reproducción de este pescado (que además ha dado nombre a un color precioso) pero vamos, que rarito el tema es.

¿Azul o rosa?

El salmón es un pescado azul – como la sardina y el atún – por lo que en principio tiene patente de sano (su grasa rica en Omega 3 ayudan a disminuir el colesterol “malo”).

Pero claro, también dicen que los salmones de criadero pueden tener niveles altos de dioxinas.  Por que desengañémonos, salvajes, lo que se dicen salvajes, creo que ya no debe quedar ni uno (por ciento los salmones de criadero ¿a que río vuelven?).

¿Quiche o tarta salada?

Yo hago quiche de casi cualquier cosa. De calçots con butifarra, de acelgas con panceta y butifarra negra, de queso y bacon, de champiñones y queso azul, de …

Pero ¿son realmente una quiche o tendría que simplemente llamarle tarta salada? Una quiche es una tarta salada en la que se mezclan verduras, una proteína, huevo y crema de leche.  Con esta mezcla se rellena una base de masa quebrada y se hornea hasta que cuaje.

En función de su relleno, en Francia, va recibiendo adjetivos que ayudan a situar la tarta en su contexto geográfico: lorraine (Lorena), alsacienne (Alsacia), vosgienne (Vosgos), provençale (Provenza).

La de hoy lleva salmón y gambitas y está inspirada en una receta que aparece en “El libro esencial del Pescado y el Marisco” .

Quiche de Salmón

quiche de salmón

Quiche de Salmón

Ingredientes:

1 lámina de pasta brisa

30 gr de mantequilla

250 gr de salmón sin piel ni espinas

100 gr de gambas peladas

1 puerro

90 gr de cheddar rallado

3 huevos

125 ml de leche evaporada

125 ml de leche

sal – pimienta blanca

Preparación:

Engrasar ligeramente un molde bajo, con base desmontable.  Extender la lámina de pasta brisa con la ayuda de un rodillo sobre el molde y presionar la base y los lados.  Recortar lo sobrante con un cuchillo afilado.  Reservar en la nevera al menos 20 minutos.

Pelar las gamas y retirar la parte del intestino. Quitar la piel y con cuidado todas las espinas que pueda tener el salmón (va muy bien pedir que te haga esto el pescadero – ahorra un montón de trabajo :-)).

Limpiar y picar muy fino el puerro.

Derretir la mantequilla en una sartén y pochar el puerro.  Añadirle el salmón cortado en dados y las gambas.  Rehogar todo junto unos 5 minutos para que el pescado esté hecho pero no pasado.  Retirar de la sartén y dejar enfriar en un bol.

Pre-calentar el horno a 190º.  Cubrir la masa quebrada con papel de aluminio y poner un peso encima.  Meter en el horno caliente y cocer unos 10 minutos.  Sacar del horno y con cuidado retirar el peso y el papel.  Hornear unos 10 minutos más o hasta que ligeramente dorada.  Dejar enfriar sobre una rejilla.

En un bol, batir los huevos con una pizca de sal y pimienta blanca. Incorporar la leche evaporada y la leche normal y volver a batir.  Incorporar el relleno y añadir el cheddar rallado.

Verter con cuidado el relleno en la masa horneada.  Volver a meter en el horno y cocer unos 30 – 35 minutos o hasta que esté bien cuajada y dorada.

Se puede servir caliente o templada.

 

porción quiche de salmón la fonda deza

Quiche de salmón con sus gambitas

Música para cocinar: Gladys Knight & The Pips – I’ve got to use my imagination