Resulta que hoy 24 de Agosto es el #Día del Bizcocho!  Y no será por que en este blog no haya recetas de estos postres, que lo mismo te resuelven un desayuno como una merienda e, incluso, con un poco de imaginación y recursos un postre de categoría.

Hacer un bizcocho es la cosa más fácil del mundo aunque en cuestión de segundos se puede transformar en el desastre de la cocina más espectacular y un disgusto para la cocinera.

Los ingredientes básicos son siempre huevos, azúcar (blanco o moreno) y harina.  A esta triada se le puede añadir mantequilla, aceite, aromatizantes (ralladuras de cítricos, vainilla, canela, jengibre y un largo etc), licor, fruta confitada, frutos secos … que lo van haciendo más complejo pero a la vez más sabroso.

Webs donde encontrar ideas para hacer bizcochos hay muchas (muchas más de las que yo podré consultar nunca :-)) aunque mis preferidas, por lo bien explicadas que están las recetas, la originalidad y la cantidad son Biscayenne, webosfritos, Recetas de rechupete, Fogons de la bordeta y El Mon de Juju. Vamos que lo que no encontréis aquí, creo que no existe.

Después de unos cuantos años de experiencias en la cocina (algunas muy desastrosas), aquí va una lista de 5 cosas que a mi me funcionan.

  1. Todos los ingredientes tienen que estar a temperatura ambiente: debe haber alguna razón científica que desconozco pero es más fácil que una masa se “corte” si se utilizan los huevos recién sacados de la nevera.
  2. Hay que respetar las cantidades de la receta a rajatabla: la pastelería tiene más de química que de cocina.  Un exceso (o una falta) de líquido hará que el bizcocho que ves que está subiendo tan lindamente en el horno quede hecho un churro.
  3. Hay que dejar reposar la masa: En este punto encontrareis gente que dice que no y gente que dice que si.  Yo lo que tengo comprobado es que los plum-cakes suben el doble si dejo reposar la masa un par de horas.
  4. Si, es un rollo, pero hay que tamizar la harina junto con el impulsor (el Royal de toda la vida) y una pizca de sal.  Se incorpora aire a la masa y se evitan los grumos.  Mejor si tamizas justo antes de incorporar a la masa.
  5. No hacer caso de los trucos y consejos :-): Al final lo que cuenta es tu propia experiencia.  Y si a ti te funciona pues bien.  El caso más claro son las temperaturas del horno

Y ahora una pequeña selección de las más de 35 recetas de bizcochos (en diferentes formatos) que puedes encontrar en este blog.

Bizcochos clásicos

Bizcocho de yogur: el de toda la vida, si hombre el que utiliza el vasito del yogur como medida

bizcocho de yogur

Bizcocho de Yogur – el clásico

Plum Cake: Ideal para devorar a todas horas para los apasionados de las pasas

Bizcochos con verdura

Cake de Zanahoria y Kefir: Jugoso y lleno de sabor gracias a las especias que hay que utilizar sin miedo.  Si no encuentras kefir, puedes sustituirlo por yogur sin problemas.

Cake de zanahoria y kefir

Cake de zanahoria y kefir

Cake de Calabacín y Jengibre: Hay que aprovechar que en verano están en su punto y preparar este fantástico bizcocho.

Bizcochos para los más “borrachines”

Bundt Cake de Vino Tinto: Una manera genial de aprovechar el resto de una botella compartida en una cena.

Bundt cake de vino tinto

Bundt cake de vino tinto

Magdalenas de Chocolate y Cerveza: La cerveza potencia el sabor del chocolate en un maridaje perfecto.

Bizcochos para los choco-adictos

Cake de Chocolate y Orejones: La combinación del cacao con la canela es imbatible.

cake de chocolate y orejones

Cake de chocolate y orejones

Bizcocho de Chocolate Blanco y Frutos Rojos: El contrapunto perfecto para la dulzura del chocolate está en utilizar frutos rojos que tengan un punto ácido como por ejemplo unas cerezas o unas frambuesas.

Bizcochos para esas ocasiones

Bizcocho de Miel, Limón y Tomillo: Suave y con un toque dulce y cítrico

Cake de Miel, limón y tomillo bizcocho

Cake de Miel, Limón y Tomillo – dulce y cítrico

Cuatro Cuartos de Dátiles y Agua de Rosas: Exótico y perfumado

 

Para acabar, un último consejo que si que has de seguir: no hay mejor ambientador que un bizcocho recién salido del horno!

Música para cocinar: Dee Dee Sharp – I Really Love You