El risotto es una de las maneras más comunes de cocinar el arroz en Italia.  Esta manera de cocinar este cereal es originaria del noroeste del país donde hay abundantes arrozales.

Algunas de mis amigas me preguntan ¿Hay algún momento en el que no te apetezca cocinar?  Y yo les digo que no, que siempre estoy dispuesta.

Pero les miento 🙂 por que ahora mismo entro en la cocina y veo todo limpio, quemadores resplandecientes, trapo acabado de sacar del cajón, campana reluciente, ni una cosa fuera de su sitio y pienso ¿ahora te vas a poner a guisotear?

dog cleaning risotto

Pero habrá que comer digo yo?  Así que tiro mano de una maravilla de receta de risotto con alcachofas (que ya se encuentran en el mercado) combinado con un toque de cava rosado que le da esa chispilla.

Risotto de Alcachofas al Cava

Risotto de alcachofas al cava

Risotto de Alcachofas al cava – Foto AA

Ingredientes: (para 2 personas muy fans de las alcachofas)

1 cebolla

6 alcachofas

500 ml de caldo de verduras

80 gr de arroz

200 ml de cava rosado

60 gr de queso parmesano rallado

Sal – pimienta – aceite de oliva

Preparación:

Picar finamente la cebolla y sofreír en una cazuela con un poco de aceite a fuego lento. Salar y dejar que sude para que se confite un poco.

Mientras, limpiar y cortar las alcachofas en 8 trozos. Cuando la cebolla esté hecha, añadir las alcachofas cortadas. Espolvorear con un poco de pimienta y sofreír unos 10 minutos a fuego medio. Subir el fuego e incorporar el cava. Marear todo junto un par de minutos para que se evapore el alcohol.

Incorporar el arroz y sofreírlo hasta que adquiera un color nacarado antes de ir mojando con el caldo a cucharones. El caldo debe estar caliente (casi a punto de ebullición) para que no corte la cocción del arroz. Cocer sin parar de mover e ir incorporando el caldo a medida que se vaya consumiendo hasta que el arroz esté cocido. Ha de quedar cremoso no caldoso.

Cuando el arroz esté hecho, retirar del fuego e incorporar el queso rallado. Revolver bien para que se deshaga con el mismo calor residual de la cazuela.

Si se quiere, a la hora de servir, espolvorear con un poco más queso parmesano rallado por encima.

Ya solo queda disfrutarlo acompañado de una copa de cava (del mismo que se ha utilizado para cocinar) bien frío.

Música para cocinar: Gloria – Van Morrison