Por qué el Roscón solo para Reyes?

Eso me preguntaba yo.  Si a mi me gusta tanto, ¿por qué solo lo puedo encontrar roscones en el periodo de Reyes?

Ya se que como lo hago yo, podría comer roscón cuando me apeteciera hacerlo.  Pero eso de la fruta escarchada como que no cuadra con cualquier día de la semana.

Hay creatividad en el Roscón?

¿Que si hay creatividad?  Preguntarle a María Navascués, Los hace dulces, salados, de chocolate, de mojito ….. y están considerados como de los mejores que se hacen en Madrid.

De ella cogí la idea de este roscón de fresas y cava.  Como siempre, ingredientes de primera y paciencia que estas masas no son fáciles.  Pero el resultado bien vale la pena el esfuerzo.

Roscón de Fresas y Cava

Roscón de fresas y cava

Roscón de fresas y cava

Ingredientes para el pre-fermento:

20 gr de levadura de panadería

40 gr de leche tibia

40 gr de harina de fuerza

Ingredientes para la segunda masa:

210 gr de harina

1 huevo

30 gr de leche

10 ml de cava rosado

5 gr de esencia de fresa o frambuesa

50 gr de azúcar

50 gr de mantequilla

25 gr de fresas liofilizadas

5 ml de agua de rosas

1 pizca de sal

colorante rojo (opcional)

Preparación:

Empezar con el pre-fermento. Disolver la levadura fresca en la leche tibia – lo mejor es en un vaso poner la leche, incorporar la levadura dejar un par de minutos y después con la ayuda de un tenedor remover hasta que se haya disuelto completamente. Poner la harina de fuerza tamizada en un bol, añadir la leche con la levadura y amasar bien hasta que se forme una especie de puré espeso. Tapar con film y dejar reposar aproximadamente media hora hasta que doble su volumen.

Una vez que tengamos el pre-fermento, empezar con la segunda masa. Batir el huevo como si fuera para tortilla y con la ayuda de una varilla de mano, mezclarlo con los 30 gr de leche, el cava, el agua de rosas, la esencia de fresa, el azúcar y la sal.  (Si vas a utilizar el colorante, este es el momento de incorporarlo). Ir añadiendo la harina de fuerza tamizada y empezar a amasar, hasta que quede toda bien integrada. Añadir entonces el pre-fermento y amasar esta mezcla durante al menos 15-20 minutos. Seguir amasando a velocidad media hasta que la masa se despegue de las paredes del bol.

Añadir entonces la mantequilla – que tiene que estar pomada – y seguir amasando hasta que vuelva la masa a despegarse del bol. Quedará una masa bastante húmeda y un poco pegajosa aunque debe estar lisa y que cuando se estira con las manos no se rompe.

Sacar la masa del bol y dejarla sobre el mármol ligeramente enharinado.  Incorporar las fresas deshidratadas y darle un par de amasadas a mano.

Poner la masa en un bol grande, ligeramente untado con aceite (mejor de girasol) tapar con film y dejar levar la masa durante al menos 2 horas o 2 hora y media, hasta que duplique su volumen.

Sacar la masa del bol y volver a amasar un minuto para desgasificarla.  Formar al gusto tantos roscones como queramos (con estas proporciones yo he hecho 4 del tamaño que veis en la foto) y dejarlos reposar en bandejas de horno sobre papel parafinado y cubiertos de film de plástico trasparente, durante al menos 1 hora y media, hasta que duplique o triplique su volumen en un sitio cálido.

Pasado este tiempo, retirar el film con mucho cuidado y pintar con huevo batido. Espolvorear con azúcar bolado de fresa y hornear en horno precalentado a 180 ºC, durante 15-20 minutos.  OJO: Si se hace un roscón más grande, el tiempo de horneado será mayor y la temperatura menor (160 ºC).

Sacar del horno y dejar enfriar sobre una rejilla.

Música para cocinar: Coldplay – Strawberry Swing