Si vas a Viena, es de obligatorio cumplimiento probar un trozo de Tarta Sacher (Los valientes también se toman unos cuantos bombones Mozart pero esa es otra historia).

Según ponen en la página web del hotel Sacher, la tarta fue inventada por el Señor Franz Sacher y ha sido la tarta más famosa del mundo desde 1832.  También dicen que la receta es uno de los secretos mejor guardados del la historia junto con la de la Coca-Cola.

Yo, que quizá soy más simple que las amapolas, pienso que la Sacher es en definitiva dos planchas gruesas de bizcocho de chocolate separadas por una fina capa de mermelada de albaricoque y recubierta con un glaseado de chocolate negro por encima.  ¿La mermelada no puede ser de otra cosa?  Yo creo que mientras sea una buena mermelada tanto da, pero siempre te saldrá el enterao de turno que te dirá “esta muy buena pero la de verdad lleva albaricoque”

En la receta original que me dieron en el Gadgets de Cuina utilizaban almendra molida.  Yo  la que preparé ayer para celebrar el cumpleaños de mi sobrino favorito substituí la almendra por nuez molida.  Le da un sabor más misterioso, profundo y sugerente.

Sacher Torte (my way)

sacher torte_1662013

Sacher Torte – Foto AA

Ingredientes:

para la Tarta:

90 gr. de mantequilla pomada

90 gr. de azúcar

5 huevos – separados yemas de claras

120 gr. de cobertura de chocolate negro

135 gr. de nueces molida

20 gr. de harina tamizada

c.s. de confitura de albaricoque buena (la receta ya la publicaré otro día)

para el almíbar:

50 gr de agua

50 gr de azúcar

20 – 30 gr de Cointreau (opcional)

Glaseado:

150 gr. de azúcar

70 gr. de agua

25 gr. de cacao en polvo

70 gr. de cobertura de chocolate negro

10 gr. de mantequilla

Preparación:

En un bol mezclar bien la harina tamizada junto con las nueces molidas.

Batir la mantequilla con el azúcar, hasta obtener una crema (la mantequilla habrá cambiado de color).

Añadir las yemas de una en una, integrando bien antes de añadirle la próxima.

Fundir el chocolate al baño maría y añadirlo a la mezcla anterior.  Incorporar ahora, poco a poco la mezcla de harina.

Batir las claras montadas a punto de nieve e incorporar en 3 veces con la ayuda de una espátula y con movimientos suaves.

Verter la masa en un molde previamente untado con mantequilla y espolvoreado con cacao y hornear a 180º unos 40 – 50 minutos.  Comprobar el punto de cocción, retirar del horno y dejar enfriar unos 10 – 15 minutos antes de desmoldar.

Para hacer el almíbar, poner en un cazo el agua y el azúcar y dejar hervir un par de minutos.  Retirar del fuego y añadir el licor.  Dejar enfriar completamente antes de utilizarlo

Para el glaseado de chocolate, poner el agua con el azúcar a hervir.  Dejar hervir un minuto y añadir la mantequilla, la cobertura y el cacao.  Mezclar con las varillas hasta que no haya grumos y dejar enfriar a temperatura ambiente.

Montaje:

Una vez que el bizcocho esté frío cortar por la mitad y empapar las mitades con el almíbar.

Reservar la base para la capa de arriba – queda la corteza que empapa menos y que queda más liso cuando pones la cobertura.

Poner la confitura de melocotón en cada uno de los discos y montar de nuevo. Verter el glaseado de chocolate en el centro del pastel, dejando que caigo por los lados y alisándolo después con una espátula.

Música para Cocinar: Prince – Kiss