Lo único que me gusta del frío es que puedes darle a los platos de cuchara sin que te entre ningún remordimiento ni vergüenza. Ya llegará la operación bikini en que como una loca intentaré eliminar las lorzas acumuladas cual foca en invierno. Además son platos completos, que sirven de primero y segundo.  Equilibrados, sabrosos …