Hace muchos años, trabajé unas 5 temporadas en una heladería y entre otras muchas cosas me llevé una nueva adicción confesable. En el mismo local se producía la horchata, granizado de limón y de café y leche merengada, según receta original pasada de padres a hijos – o al menos eso decía la propietaria que …