Lentejas: si quieres las comes si no las dejas Yo de pequeña no había manera que me comiera las lentejas.  Y mira que mi madre insistía: al menos una vez por semana tocaba legumbre (y el correspondiente berrinche – que no me las como / pues ya verás que no hay nada más / pues …