Es poner rabo en Google y se te llena la pantalla de señores vestidos con pantalones marca-paquetes muy ceñidos, sosteniendo a modo de trofeo los restos sangrantes de un animal. MAL rollo!! Buscas un poco más y entonces la pantalla se te convierte en un sinfin de aparatos reproductores masculinos de todos los colores, tamaños …