El hígado no me lo pongas. Esta es la coletilla que digo siempre que compro pollo. Porque a mi el hígado no me gusta. No me ha gustado nunca (mi madre de pequeña ponía hígado en la papilla por aquello del hierro y a mi me daban arcadas). Vale que contiene mucha proteína y pocos …