Trompetas de la Muerte (craterellus cornucopioides), que nombre más apocalíptico para una simple seta!  Bueno de simple nada porque es como comerse un pedazo de bosque en cada bocado.

trompeta de la muerte

Trompeta de la muerte. Foto Caçadors de Bolets

Son unas setas feuchas, de un color entre el violáceo oscuro y el negro aunque para mi, junto con los ceps, son las reinas del otoño.  Son sabrosas, fragantes y que acompañan bien a cualquier plato de carne, pescado o para aromatizar unas “simples” patatas.

Este año no ha sido un buen año de setas y ha costado encontrar trompetas frescas en el mercado (y además a 28€ el kilo) pero siempre queda la alternativa de utilizarlas deshidratadas.

Esta vez la he incorporado a una variante de una de las recetas más típicas de la Cerdanya que es el Trinxat.  Éste es un gran plato de la cocina de invierno en la que 3 ingredientes humildes – la patata, la verdura y la cansalada – se transforman en música para las papilas.

Trinxat de Broquil y Trompetas

trinxat de broquil y trompetas

Trinxat de broquil y Trompetas de la muerte

Ingredientes:

2 patatas grandes

1 broquil pequeño

200 gr de trompetas de la muerte

75 gr de chicharrones de pato

2 cucharadas de grasa de pato

1 diente de ajo

sal – pimienta

Preparación:

Pelar las patatas y cortarlas en trozos medianos.  Separar las ramitas del broquil y lavarlas bien.

Hervir en agua ligeramente salada las patatas y el broquil hasta que la verdura esté bien tierna.  Escurrir y reservar.

Calentar la grasa de pato en una sartén y sofreír el ajo entero y pelado.  Cuando esté dorado, retirar de la sartén. Añadir las trompetas limpias y cortadas en trozos.  Sal pimentar y sofreír hasta que se haya consumido el agua que sueltan.

Añadir la patata y el broquil cocido y con la ayuda de un tenedor, ir aplastándolo hasta conseguir casi un puré.  Dorarlo por las 2 partes, dándole la vuelta con la ayuda de un plato, como si fuera una tortilla.

Cuando le falte poco para estar, añadirle los chicharrones de pato.  Emplatar y servir bien caliente.

Música para cocinar: Cyndi Lauper – Girls just want to Have Fun