A mi padre le gustaba mucho el turrón.  Compraba las primeras barras en Noviembre y creo que era la única persona en el mundo que era capaz de decir que el turrón de guirlache era una delicia.

Era un buen gourmand todo el año pero en Navidad se crecía.  Suizos con churros para desayunar.  Un pavo relleno de 10 kilos para Navidad y sufriendo a ver si no iba a llegar para todos. Una pata de cerdo al horno el día de Sant Esteve.  Canelones el día de Año nuevo – entre 8 y 10 por cabeza que menos. Más los aperitivos correspondientes que no era plan de llegar y ponerte a comer así sin más. 🙂

Y ya cuando todos estábamos en ese umbral entre la felicidad absoluta y el empacho, sacaba la bandeja más grande que había en casa llena de polvorones, roscos de vino, y turrones de todas las clases y variedades.  De Jijona, del duro, de chocolate, de yema ….

Yo creo que éste le hubiese gustado.

Turrón de Chocolate

de Naranja / de Avellanas

Turrón de Chocolate y Naranja

Turrón de Chocolate y Naranja – Foto AA

Turrón de Chocolate y avellanas

Turrón de Chocolate y avellanas – Foto AA

Ingredientes:

100 gr de manteca de cacao (1)

300 gr de chocolate negro 70% cacao

250 gr de chocolate con leche

la ralladura de una naranja

5 gr de cardamomo en polvo

100 gr de avellanas tostadas

Turrón de Chocolate con Avellanas

Turrón de Chocolate con Avellanas – versión 2016

Preparación:

Poner una olla con agua al fuego.  Poner la manteca de cacao en un bol y poner el bol encima de la olla.  Dejar derretir la manteca al baño maría.

Añadir los chocolates troceados y remover hasta que el chocolate se derrita totalmente.

Retirar el bol del baño maría y repartir el contenido en 2 boles.  En uno añadir la ralladura de la naranja y el cardamomo.  En el otro incorporar las avellanas.

Terminar de mezclar con una espátula y verter en los moldes.

Dejar enfriar durante tres horas.  Una vez que esté duro el chocolate, desmoldar.

(1) Lo puedes comprar aquí.  Mirando por Internet he visto que hay gente que lo sustituye por manteca de cerdo.

Música para cocinar: Frank Sinatra – Let it Snow