La sopa fría por excelencia es la vichyssoise.  Y la clásica lleva patatas, puerro y un lacteo para darle textura y cremosidad.  Vamos que en definitiva es como una porrusalda con un toque de sofisticación.

Junto con el gazpacho, es una sopa perfecta para el verano cuando el calor te deja sin ganas ni siquiera de masticar.  Aunque es verdad que la tradicional se suele servir muy fría, también se puede tomar caliente en invierno.

¿Y que pasa si además del puerro y la patata añades una verdura más?  Pues que cueces y enriqueces 🙂

Los espárragos se conocen y utilizan como verdura desde el principio de los tiempos (según la Wiki hay una receta de espárragos en el libro de Apicio De Re Coquinaria del siglo III dC).

Los hay verdes y blancos, delgados y gorditos, silvestres y de cultivo. Todos tienen un altísimo nivel de fibra y son un diuréticos muy eficaz (más propiedades de esta delicia aquí). Y por si fuera poco, ¡tienen el honor de ser de las pocas comidas que si las comes con los dedos nadie te va a llamar cateto!

Ahora se encuentran espárragos verdes todo el año pero hay que tener en cuenta que cuando están mejor es entre Abril y Junio.

Venga aprovechad la temporada y el calorcito para darle a la cuchara sin descanso.

 

Vichyssoise de Espárragos

Vichyssoise de Espárragos la fonda deza

Vichyssoise de Espárragos con crujiente de bacon

Ingredientes:

1 manojo de espárragos verdes

30 gr de mantequilla

2 puerros

2 patatas medianas

500 ml de caldo de verduras

1 ramita de tomillo limonero

150 ml de leche

50 gr de bacon ahumado cortado muy finito

sal – pimienta

Preparación:

Lavar los espárragos.  Eliminar la parte posterior más fibrosa.  Cortar las puntas y reservar.  El resto del tallo cortarlo en trocitos pequeños.

Pelar las patatas lavarlas y cortarlas en trozos medianos.  Lavar los puerros y cortarlos en rodajas anchas.

Poner una ollita con agua y sal al fuego y cuando arranque el hervor, escaldar las puntas de los espárragos aproximadamente un minuto.  Escurrir (no tirar el agua) y poner inmediatamente en un bol con agua fría y hielo.  Volver a escurrir, secar con papel de cocina y reservar.

En una cazuela, poner la mantequilla y dejar derretir a fuego medio, con cuidado de que no se queme.  Añadir los puerros cortados en rodajas. añadir un poquito de sal y dejar pochar a fuego medio.  Incorporar los tallos de los espárragos, las patatas escurridas, el agua de escaldar las puntas de los espárragos y el tomillo y cocer hasta que arranque a hervir.  Bajar el fuego, tapar y dejar cocer todo junto hasta que las patatas estén hechas (aprox 15 minutos).

Apartar del fuego y retirar el tomillo.  Triturar con una batidora de mano o con el vaso batidos, hasta obtener una mezcla con textura de puré ligeramente espesito.  Agregar la leche, un poco de sal y pimienta blanca y volver a triturar todo junto. Pasar la crema por el chino y dejar enfriar a temperatura ambiente. Guardar en la nevera hasta que esté bien fría (al menos 4 horas).

Servir en boles (mejor si están fríos) y decorar con un bacon crujiente y las puntas de los espárragos que teníamos reservadas.

Música para cocinar: The Velvelettes – Needle in a Haystack