¿Qué no sabes que es el Teriyaki?  Pues ponte las pilas porque es la palabra que te hará parecer el Zhenxiang Dong del barrio.

Para que nos entendamos el teriyaki es un adobo dulce, muy utilizado en la cocina japonesa, en el que se marina la carne que luego se hace asada.  Nada más y nada menos.

Así que si quieres presumir de “enterao” de cocina asiática en cualquier reunión familiar de las que vamos a tener que sufrirdisfrutar estas Navidades, vete interiorizando esta salsa y cuando el cuñado de turno presuma de vacaciones en Japón tu sueltas “pues yo hago un asado teriyaki que aprendí en un stage con el chef Yoshihiro Narisawa

Luego le sirves estas albóndigas de pollo, que se preparan en 2 patadas, y a disfrutar las Fiestas en paz. 🙂

Si no te va el pollo y prefieres algo con un poco más de colesterol, sustitúyelo por carne de cerdo picada o mejor carne de butifarra.  Pero el pan rallado de Quelitas ni se te ocurra cambiarlo.  Desde que lo he descubierto soy capaz de rebozar hasta el yogur.

Albóndigas de Pollo Teriyaki

Albóndigas de pollo teriyaki

Albóndigas de Pollo Teriyaki – Foto AA

Ingredientes:

Para las albóndigas

400 gr de carne de pollo picada

120 gr de pan rallado Quelitas

1 huevo

1 cucharadita de jengibre rallado

1 cucharadita de jengibre en polvo

1 ajo picado muy fino

1 cebolla tierna

15 ml de salsa de soja

Para la salsa Teriyaki

125 ml de salsa de soja

15 ml de vinagre de arroz (puedes sustituirlo por un vinagre suave blanco)

5 ml de aceite de sésamo (puedes sustituirlo por aceite de oliva muy suave)

30 gr de miel

5 gr de harissa

1 ajo picado fino

5 gr de jengibre en polvo

5 gr de jengibre rallado

100 gr de azúcar moreno

15 gr de maicena

Preparación:

En un bol juntar todos los ingredientes para hacer las albóndigas.  Amasar bien con las manos.  Contra más amasado, mejor se integrarán los sabores.

Dejar reposar la masa mientras se precalienta el horno a 200º.

Preparar una bandeja para el horno forrándola con papel parafinado.  Formar albóndigas grandecitas y hornearlas unos 25 minutos hasta que estén doraditas.

Mientras preparar la salsa.  En un cazo, mezclar la soja con el vinagre y el aceite.  Con la ayuda de unas varillas disolver la miel, la harisa y el azúcar.  Añadir el jengibre y el ajo picado.  Por último incorporar la maicena y batir bien para disolver posibles grumos.

Poner a fuego medio y dejar cocer hasta que la salsa espese.  Incorporar las albóndigas horneadas y cocer todo junto un par de minutos para que se impregnen bien con la salsa.

Servir acompañadas con fideos de arroz o arroz basmati y espolvoreadas con semillas de sésamo blanco.

Música para cocinar: Amy Winehouse – Rehab