Cara que se le quedó a La Fonda al leer el reto de Memories d'una Cuinera

Cara que se le quedó a La Fonda al leer el reto de Memories d’una Cuinera

Yo era de las que decía “a mi me ponen los retos” hasta que leí la propuesta de Memories d’una Cuinera de este mes.

La propuesta era hacer polos.  Si, esa cosa de hielo que no me dejaban comer de pequeña porque “después no cenarás” :-).

Y la pregunta es ¿puede haber una receta más fácil que hacer hielo con colores y sabores? Bueno primero hay que pensar que receta hacer, después encontrarle el ajuste que te funciona, luego encontrar un molde que convenga, clavarle el palito que vete tu a saber donde lo puedes encontrar, que se congele sin cristalizar, hacerle una foto antes de comértelos sin que se derrita, para finalmente comértelos y darte cuenta que a la receta le falta algo ….

Así que la respuesta es un rotundo SI.  Hacer un polo ha sido un gran reto del que no se muy bien si he salido triunfadora.

Como las propuestas que encuentras en Memories son de nivel, he decidido postear la mía – unos polos de sandía con su toque de menta y jengibre, inspirados en el clásico Mini-Milk -cuando ya ha acabado el plazo para que no me tiren tomates 🙂

POLOS DE SANDIA Y MENTA

Polo de Sandía y Menta - Foto AA

Polo de Sandía y Menta – Foto AA

Ingredientes:

700 gr. de sandía

20 gr de hojas de menta fresca

200 gr. de yogur griego

1 limón,

10 gr de jengibre fresco

Preparación:

Trocear la sandía quitándole la piel y las pepitas.  Lavar y secar las hojas de menta y picar muy finas.

En un vaso de batidora poner la sandía, el zumo del limón, las hojas de hierbabuena y batir a conciencia. Rallar el jengibre fresco, añadir y seguir batiendo. Finalmente  añadir el yogur y batir de nuevo hasta conseguir una crema ligera. Probar y rectificar de acidez añadiendo más limón.

Rellenar con esta crema los moldes (en este caso eran de Petit-Suisse) y dejar en el congelador aproximadamente una media hora.  Sacar del congelador y clavar el palito de polo.  Volver a dejar en el congelador por lo menos 2 horas más.

Para quitar el molde, sacar los polos de sandía del congelador unos minutos antes de comerlos.  Con la ayuda de una tijera hacer un corte en el borde del molde y acabar de romperlo.

Música para cocinar: Celebration – Kool & the Gang